miércoles, 20 de diciembre de 2017

TARDE SIN SALIR

Una de estas tardes pasadas, en las que el nano más pequeño de la casa estaba con un virus y encima hacía bastante frío decidimos estar caseros, caseros y no salir para nada, así que me pidieron sacar varias pinturas y aproveché para ponerles papel continuo a cada uno.


Eligieron distintos materiales: témperas solidas brillantes, rotuladores con sellos, unos colores en forma de rectángulo que les encantan y les llaman los colores mágicos, sellos con tinta y alguna que otra cera.


Mano a mano estuvieron creando, dibujando según su imaginación, Darío está en fase soles y nubes, le gusta mucho una actividad que hace su seño de los mensajes del sol y normalmente si empieza un dibujo lo primero que hace es un sol.


Ernesto comenzó con una estrella fugaz, con una ralla azul... y al rato me pidió un libro donde estuviese el sistema solar, le dije que eligiese él el que quisiera de los que tenía, así que salió pitando eligió uno y se puso a dibujar relacionado con el universo, se emocionó y dibujó las estaciones, le fue poniendo poco a poco nombre a todo...


Siguió con el tema del planeta Tierra y se fue a por otro libro, con el interior de nuestro planeta, con los distintos movimientos... jejeje se nota que en Sociales está con ello y que le gusta.


Aquí están los dos dibujos de los nanos, Ernesto con un "esquema" de conceptos de la Tierra, el cual ha decidido que en la próxima clase de Sociales se lo lleva al cole a enseñarlo, jajaja  está un tanto a su aire, pero así es como los niños disfrutan con lo aprendido, demuestran lo que les gusta y lo que le ha llamado la atención, sin imposiciones de tareas ni nada similar.

Y Darío sus soles, estampaciones de corazones que van desde Rodolfo el Reno hasta Papá Noel y con su nombre escrito en espejo.

Una tarde sin prisas de relax en casa, dibujando a su aire y con musiquilla de fondo, momentos simples pero con encanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario