domingo, 19 de noviembre de 2017

OTRO AÑICO MÁS...

... los nanos de la casa se disfrazan para el día de Halloween. A ellos les encanta y a mí me gusta muchísimo verlos emocionados y felices y como los disfraces me entusiasman jajaja, pues toda una escusa para pasarlo bien, disfrazarnos y pintarnos.

El nano de la casa ha heredado el disfraz que se curró hace ya unos cuantos añicos el papi de la casa para el nano grande. Jajaja nos ha durado muchísimo y es que lo tenemos colgado de una percha de año en año.

Aquí junto a la calabaza que hicimos para un concurso, lógicamente la de Darío la eligió él y poco más hizo, estar conmigo y ayudarme en poquitas cosas, pero le hacía ilusión hacerla de gato, pues en su clase están con un proyecto de los gatos y está emocionado.


Y Ernesto inventó en su cabeza la calabaza que quería hacer, decidió que sería una araña, nos acercamos a por material y los fue eligiendo él, recortó la boca y lo único que le ayudó su padre fue con la pistola de silicona caliente, mientras Ernesto lo pegaba. Toda una calabaza-araña creada por el nano grande de la casa.


Y... a mí me tocó vestirme, pues en mi clase también nos disfrazábamos y me encanta estar con mis peques en un día de fiesta, así de apañados nos fuimos al cole por la mañana, nos tuvimos que levantar un poquito antes, pues jajaja los tres maquillajes llevaron su ratico.

¡¡¡¡Ahhh!!!! y la camiseta del traje de Ernesto también es made in papi de la casa, el traje es un chandal del Lidl pero es de manga larga y como aquí hacía un calor tremendo, no podía ir al cole así, entonces decidimos con una camiseta blanca hacerle una parte de arriba igual que la de abajo y quedó super bien la verdad, igual que la cara pintada de forma similar!!!


Y por la tarde, preparados para ir con amigos a ver el desfile y... pedir "truco o trato".


Con amigos todo es mejor, se lo pasaron muy bien y los padres también!!!!


Un ratico de mimos y risas...


Darío estaba feliz de la vida, fue un día de locura, entre el cole de fiesta, la tarde y el comienzo de la noche, pero estaba súper emocionado y contento.


Y tras el paseo llamando a timbres y dando sustos, nos sentamos todos juntos y los peques intercambiaron chuches y tuvieron su rato de relax, los míos no toman chucherías, únicamente las de chocolate, tipo lacasitos o monedas y alucinaron cuando en algunas casas le dieron, así que ellos felices.


Un día diferente, en el que disfrutar con los amigos, de la calle y del ambiente del pueblo.

1 comentario:

  1. Estáis totales!!! Conseguidísimos los disfraces y los maquillajes! Me acuerdo de cuando el disfraz de esqueleto lo llevaba Ernesto... :)
    Muas!

    ResponderEliminar