domingo, 5 de junio de 2016

LOS DOS SOBRE RUEDAS

Desde hace tiempo quería hacer una entrada para dejar por aquí escrito que el nano grande, desde el día de reyes, se había soltado con la bicicleta.

Siii, jejeje, el día de reyes, porque la tarde antes, jussto la tarde antes estando en una tienda de deportes, decide que le va a pedir a los reyes magos una bici de pedales, einsss le dije yo, si te la he ofrecido unas tantas veces y siempre me has comentado que no quieres, que te gusta la de sin pedales, pero justico esa tarde decidió que los reyes al día siguiente le traerían una... y sí, su padre y yo hablamos con ellos, jejejecon una búsqueda del tesoro llegó al garaje y allí estaba su bonica bici nueva.

Ups que me pierdo, pero la cosa es que desde ese día tan señalado de enero, se soltó sin problema, sin ayuda y sin nada especial, maravillas que hace el controlar al 100% y ser un adicto a la bici sin pedales. Desde entonces quería hacerle la entrada con su bici, pero por h o por b no se la había escrito jejeje y ha llegado el momento, siii pues el peque de la casa se le ha unido, ya tenía desde hace tiempo él su bici de pedales más chiquitilla, en la de su hermano no llegaba, pero no le gustaba, no se soltaba con ella, decía que se caía, jajaja se subía, se sentaba, movía el manillar a un lado y al otro y decía "¿ves mami me caigo?", veía que no estaba estable y se pensaba que se iba a caer, así que en la entrada estaba desde hace casi que un año, pero... le llegó el momento, de tannto ver a su hermano, creo yo, con la bici nueva, él decidió que daba el salto con su bici y se lanzaba también.


Me gusta mucho verlos juntos, felices y con la ilusión de ir montados en una bici, a mi personalmente me gustan mucho, es un medio de transporte genial, que tiene como magia.


Con ellas salen casi que cada tarde, si nos vamos a algún lado van con nosotros y si es en coche al maletero que las echamos, a veces Ernesto cambia la bici por el patinete, pero la cuestión es que han de ir los dos sobre ruedas jeje.


A Ernesto le gusta ir veloz y también ir de pie sin apoyar el trasero en el sillín.


Y a Darío le fascina encontrar rampas donde poder lanzarse con los dos pies en alto, jajaja se lo pasa en grande.


Todo un nuevo mundo de nuevas experiencia, el mundo sobre ruedas se ve de otra forma.

1 comentario:

  1. ¡Qué bien sobre ruedas! Tienen mucha más autonomía con el movimiento. A mí me hizo mucha ilusión el día que se soltó mi niño (la melliza le llevaba un año de adelanto), así que por fin podían ir los dos en igualdad de condiciones al parque je,je.
    ¡Ay la playa! Me acaba de entrar una nostalgia...

    ResponderEliminar