lunes, 18 de abril de 2016

OTRA PRIMERA VEZ

Y... esta cara de Ernesto ¿a qué se debe?


A que mientras desayunaba, uno de los últimos días de cole antes de terminar el segundo trimestre... comenzó un diente a moverse y esa fue su cara al contármelo.
Y la noche del  25 de marzo, mientras cenaba... tachannnnnn


Un diente de leche que guardó en una cajita bajo la almohada y a la mañana siguiente... cuatro monedas de chocolate, dos para él y dos para su hermano jajaja él había pedido dos, una para cada uno, pero según su versión es que dos las trajo el ratoncito Pérez y dos el hada de los dientes.

1 comentario:

  1. Que emoción! a los míos aun no se les ha caído ninguno!
    Has visto en internet el carnet de desdentados?

    ResponderEliminar