sábado, 18 de julio de 2015

DÍAS DE VACACIONES QUE NO DE VIAJE

Siiii desde hace ya tiempecito estamos toda la familia disfrutando de vida sin relojes, estamos de vacaciones y como tal, sin prisas, sin horarios y sin apenas preocupaciones, no nos hemos ido a ningún sitio aún, disfrutamos de lo cercano, toodo el invierno la playa es nuestra casi en exclusiva, estos meses "la compartimos" con muuuuchas personas, no es nuestro ideal, las playas abarrotadas no nos atraen demasiado pero aún así sabemos saborearlas, buscamos lugares con menos gente y también aprovechamos las horas más tardías de la tarde y del anochecer, que es un placer bañarse al caer el sol.


Los peques disfrutan como nadie con la arena, estamos encantados con mañanas y tardes de playa, paseos nocturnos y visitas a ver la feria. Este verano también haremos una escapada por tierras sorianas, repetimos, buscando un lugar más fresquito, pero hasta que nos vayamos disfrutamos al mil por cien de días de relax y familia.

jueves, 16 de julio de 2015

MIS HOMBRES EN LA COCINA

Un día cualquiera en nuestra vida...


Momentos cotidianos que quiero guardar en el recuerdo, en la memoria, junto a ellos soy inmensamente feliz.

lunes, 6 de julio de 2015

UNA MAÑANA ENTRE AVIONES

Hace una semanica ¿qué miraban mis nanos?


Una exhibición aérea, nos acercamos a una playa donde había un espectáculo aéreo, disfrutamos de la visión en el agua, a remojo bañándonos, mientras iban saliendo a hacer diversas acrobacias avionetas, aviones y... hasta helicópteros.


Todo era super llamativo, sobre nosotros cuatro avionetas de las que salían colores y hacían el arcoiris, cinco helicópteros que parecía que danzaban en el aire, a mí personalmente me parecieron preciosos los "bailes"entre helicópteros, te dejaban embelesada, también hizo aparición un avión tipo caza que nada más su ruido ensordecedor daba miedo, madre mía que estruendo, Darío que últimamente está susceptible a los ruidos se quedó teteando y con los oídos tapados durante toda la exhibición de este avión.


Como era tarde, la ultima patrulla la vimos desde el paseo, ya secos casi que listos para ir al coche y de vuelta a casa, ahí pude sacar las fotos, que en el agua... simplemente disfruté de baño, aviones e hijos.


Mis dos soletes divisando y sorprendidos ante los giros de los aviones, hacían dibujos y hasta hicieron corazones.


Era una pasada ver las acrobacias, ver aviones volando boca abajo, Ernesto que se enteró más que Darío, aún habla de ello y cómo volaban al revés.


Ver estas maravillas aéreas con ojos de adulto es una pasada pero con ojos de niño seguro que fue una gran experiencia para mis nanos.


Aviones por aquí, por allá, ruido ensordecedor, agua, arena, cubos y palas, teteo y agua fresquita, besos y risas, una mañana muy entretenidaaa.

SEÑALES DE TRÁFICO PARA JUGAR

Ratos de juego a su aire, es lo que suele tener más y más Ernesto, aún le fascina y le dan muuucho juego los bloques de madera, en bastantes entradas han aparecido aquí, aquí, aquí y aquí, en esta ocasión vienen de la mano de señales de tráfico y coches, vamos tooooda una mezcla de diez.


Las señales las hicimos por partes, ya el verano pasado, imprimí y plastifiqué unas tantas y una tarde veraniega junto a su abuelo, fueron agujereando tapones y pegando palillos a las señales que luego metían en esos tapones y así tan chulas quedaron.


Más de un año he tardado en enseñarlas por aquí pero, he aquí estas, pues son geniales para jugar sin parar  a uno de los juegos estrella en casa: ¡los coches! aunque ahora el agua le gana por goleada a los coches jajaja y la calle y la arena también.

viernes, 3 de julio de 2015

EN LA NATURALEZA

Un finde entre amigos, un domingo más en el que disfrutar con gente que te gusta y sobre todo en un lugar donde los nanos de la casan son felices y libres, disfrutando de algo tan esencial como es la naturaleza.

El peque es feliz metiendo y sacando hojas, palos... de los vasos, de los cubos...


Y... un padre estupendo, con una gran imaginación que se puso junto a ellos y creó el esqueleto de un dinosaurio, así que mis nanos, en especial Ernesto fue la mar de feliz.


Así de chulo quedó el esqueleto, en directo era espectacular y llamativo, mis dos mini-paleontólogos se lo pasaron en grande.


Un bonito día de monte para recordar y guardar en la memoria.