jueves, 12 de noviembre de 2015

YA PASADO

Un mal trago ya pasado, menos mal, mañana viernes nos toca la revisión de la operación de Darío y espero que salga todo igual de bien que está saliendo.

El jueves de la semana pasada, nanico mío, te tocó pasar por el hospital y por el quirófano, una intervención chiquitita y fácil, pero no quita que tu padre y yo lo pasasemos bastante regular nada más pensando en que tenías que operarte, ya lo sabíamos desde mayo y nos dijeron que a partir de septiembre nos llamarían para comenzar a verte, con cita de preanestesia... y ainsss en octubre comenzó la cosa.

Si que sabíamos que era una cosita simple, simple, pero que la anestesia general, por ser chiquitillo había que ponerla y nos daba cosilla, pensar también en que ibas a estar una noche sin tu teta y sin agua, nos hacía temblar jajaja pero nada más lejos de la realidad, nos has dado una lección en toda regla, por toooodo, la noche la pasaste de 10, te tuvimos que despertar a las 7 de la mañana para irnos y tú te sueles despertar entre las 10 y las 11, aún así fuiste un solete e ibas la mar de contento.

Al llegar, esperamos y nos llamaron, nos habían informado que los peques o mejor dicho los niños, se juntan todos en una sala con los padres y con juguetes, que se les dá "un jarabe" que los relaja y así luego los acompañábamos a la puerta de quirófano y luego estábamos con él justo al salir.

Pero nuestra primera sorpresa fue, que solo podía entrar uno, así que Miguel, bastante fastididado, se tuvo que quedar fuera. Cosa que no entendemos pues, estaban cinco niños en una gran sala con cinco camas y zona de juegos, con muchos juguetes y ordenador infantil, qué más da uno que dos acompañantes, los padres son lo mismo que las madres, pues en los cinco casos estaban los peques acompañados por madres, yo lo pasé mal pensando en Miguel sin estar viendo lo que ocurria, menos mal que existe el whatsapp y estuvimos hablando, con mil fotos de por medio jajaja, una muestra las que aquí salen.



Al igual que ¿por qué citan a las ocho menos cuarto si se tiene programada una intervención a las once de la mañana? más o menos puede fallar alguien pero bueno no es gran cosa que un/a cirujano/a descanse entre operación y operación ¿no?, bueno esta es mi simple opinión, pero es que había un niño, que al igual que Darío, no habia tomado nada desde las 12 de la noche y tenía previsto entrar a las dos menos cuarto, madre míaaa y el niño solo decía que tenía muuucha hambre, era mayorcito, bueno mayor al lado de Darío, de ocho años, y yo nada más que pensaba que podría haber desayunado y aún así entrar a quirófano tras seis horas.


Bueno, que me enrollo, que aún estando sin papi, estuvimos muy muy bien, el sitio estaba muy bien, con muchos juguetes y las enfermeras super graciosas, Darío como sale en la primera y segunda foto estuvo dos horas con el libro de animales, con George de Peppa Pig, muerto de la risa con los sonidos y con como se asustaba el cerdito por eso y luego con el robot amarillo que hacía mil y un sonidos, y como a Darío todo lo que suene le atrae, pues encantado.

A las diez nos avisaron de que le tocaba, una horita antes, vale que se adelantó, pero no hubiese pasado nada si en ese momento los que operan hubieran almorzado algo. Así que para otra sala y allí le pusieron de esta guisa. Pero la luz roja del dedo no le gustó nada de nada, aún entreteniéndolo no le hacía gracia y al final se la quitaron prontito, eran muy dulces todos los que trabajaban en esta zona, al igual que en la primera.


Ains el momento que lo pongo en la camilla para irse ya si que se me hizo un nudo en el estómago, ahí me entró una congoja que no podía aguantar, pero medio tranquila, me salí a la sala de espera y allí con Miguel esperamos tres cuartos de hora y nos llamó la cirujana para explicar como había salido, la mujer dejó un tanto que desear en su trato, pero mejor olvidarlo y aunque tarde, por su culpa, me fui a ver a Darío que ya había despertado y estaba super enfadado rodeado de cinco personas desconocidas, el pobre estaba muy nervioso y se ofuscó con que no quería la vía y se la quería quitar y lo pasamos regular bastante rato, con una rabieta de aupa, hasta que una chica super maja lo vendó más y nos dejó venda para jugar a vendar a un oso con el que había jugado antes, así poquito a poco volvió a estar relajado y feliz.

Y tras unos 40 minutos en esa sala, nos fuimos a  la primera en la que habíamos esperado por la mañana, con dos enfermeras más que amables, en otro ratito medijo que le podía dar teta y Darío vio el cielo abierto, por fin podía estar a gusto con su mami. Tras un rato teteando y viendo que no le sentaba mal se tomó una natilla como si no hubiera mañana, del hambre que tenía, y... a intentar corretear por todos lados, madre mía y eso que nos habían dicho que en un mes no podía saltar, ir a parques,... jajaja pero con este nano, estamos teniendo mil ojos, para evitar golpes en la herida, pero su vida la sigue haciendo igual, total no va a escuela infantil, que también te dicen que no puede ir en una semana.

Feliz como nadie, un ratico en el ordenador, escribiendo letras, "D mía mami, M tuyaaaa mamiii, P papiiii, E testooooo" iba diciendo emocionado.


Y en otra horita más después de la natilla a vestirse y para casica, ainsss ya todo mi cuerpo más relajado y con ganas de que lo viese Miguel.


En media horita llegamos a casa, Ernesto ya había salido del cole, los abuelos habían venido el día anterior para llevarlo y recojerlo (así él seguía con su vida tal cual) y la comida nos esperaba, disfrutamos en familia de lo bien que había salido todo y Darío no perdonó, se comió como siempre su platazo de espirales con nata.

Toooda la semana la ha llevado genial, como si nada, nosotros con precaución por los golpes, evitando que se suba en sitios peligrosos, pero vamos, más o menos igual que todos los días. He de decir que la capacidad de recuperación de este nano me sorprende mil, ya que en ningún momento ha parecido que lo hayan operado, ha seguido comiendo, durmiendo, jugando, alegre y feliz como siempre.

8 comentarios:

  1. Ay madre! Q susto! Está todo bien, no?
    Ya me imagino lo mal q lo habréis pasado! Bluff!
    Muchísimos besos!
    Tu niño está para comérselo!

    ResponderEliminar
  2. Montse, me alegro mucho de que todo haya salido bien y el peque esté así de animado.
    Las mamás lo pasamos fatal, sobretodo cuando hay anestesia general, lo sé por experiencia. Pero gracias a Dios que todo salió bien.
    Cuando operaron a mi niño no nos dejaron estar con él antes de la operación y la verdad es que se pasa fatal, sin saber qué le estarán haciendo en los preparativos de la intervención o de qué forma...
    Bueno, son experiencias que luego se quedan en recuerdos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Aixx que mal rato habréis pasado! tu peque se ha portado como un campeón, hay que ver que fuerza tienen estos pequeñines...espero que ya esté recuperado y sino que lo haga muy prontito, un besazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que ya haya pasado todo y que el peque esté genial. Al leerte he revivido tal cual la situación similar que vivimos nosotros con Jirafita hace dos años. Nosotros también nos quedamos "a cuadritos" cuando nos dijeron que solo podía pasar un papá, con la diferencia que cada hora abrían las puertas por si algún papi se quería cambiar, entonces nos fuimos turnando y así el papi también pudo estar de cerca con nuestra pequeña. Pero bueno, ya se pasa y lo más importante es que ellos estén bien y lo mejor de todo es que nos dan una lección enorme, ni se acuerdan, ni se quejan y se recuperan enseguida.
    Dale un besito muy grande al campeón

    ResponderEliminar
  5. Montse, me alegro de que el mal trago haya pasado y el nene se encuentre bien.
    Me parece fatal que sólo dejen entrar a uno de los padres, en esos momentos de nervios es bueno que la pareja pueda estar junta y que ninguno se pierda nada de lo que esté ocurriendo con su hijo.
    Bueno, como bien dice Maribel al final todo quedará en recuerdos...

    ResponderEliminar
  6. Montse,preciosa,qué valiente tu Darío. Qué ejemplo nos dan los niños. Espero que ya esté bien. Me gusta mucho leerte,nos haces sentir como en casa,tienes una familia preciosa. Un besote

    ResponderEliminar
  7. Pero bueno.. que susto cuando empezé a ver primero las fotos... menos mal que ya es un recuerdo, y como dices, era una cosita "menor" insss reina.... es que esto de los hospitales son lo peor de lo peor... en atención, en.... siempre hay cosas que dejan mucho que desear... pero bueno.... Me alegro que esté ya todo bien. UN EBSOTEEEE

    ResponderEliminar
  8. Me alegro de que todo saliera bien. Ahora ya a olvidarlo y a disfrutar!!!

    ResponderEliminar