martes, 29 de septiembre de 2015

BLANCO

Este verano, entre otras muchas cosas, hemos dedicado tiempo a hacer cosillas que siempre tenemos pendientes, pero... que nunnnca hacemos jajaja así que nos hemos puesto las pilas y hemos tachado de la lista algunas cosicas, entre ellas, adecentar un pelín el patio y darle una mano de pintura, bueno y a la fachada también, que madre mía lo que cambia todo con la pintura.

Y claro... los peques tuvieron entretenimiento asegurado.


Actividades de la vida cotidiana que les fascinan, que les enseñan sin quererlo y que divierten.


Jajaja eso sí Ernesto es todo un capataz, en su vida en general, si que hace cosas y participa, pero sobre todo le gusta organizar y mandar. Y Darío en más de una ocasión es el que la "lía" jajaja Ernesto ya suele decir muchas veces "hermanito la que has liadoooo" y en esta no fue menos, en un segundo metió la mano en la pintura y pretendía pintar el suelo (la parte que no habíamos forrado) con la mano, así que se quedó Ernesto ayudando a su padre y Darío y yo de paseo, para que fuese todo un poco más fluido.

3 comentarios:

  1. es que lo de pintar en el suelo es lo más divertido jajaja yo de pequeña también pinté el suelo en alguna ocasión, ayyy mi madre!!!
    Un besico!

    ResponderEliminar
  2. ¡Cómo para no divertirse con la brocha y la pintura! Estarían encantados los dos.

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja Me parto!!!! Si es que al final, alguna vez, es mejor esa separación temporal jajajaja. Yo me veo en nada así ajajajajaja. Que gracios Ernesto con lo de "Hermanito la que has liaaaado" jajajajaja

    ResponderEliminar