martes, 19 de mayo de 2015

UN GRAN GLOBO

En la celebración del cumple de Darío tuvimos globos, muchos globos, pero los que más triunfaron fueron unos grandotes, así que como hubo conflicto entre algunos peques, me acerqué y compré más, algunos de ellos no se los llevaron y tenemos globos grandotes por casa.

En unas cuantas ocasiones posteriores, al salir, algún globo nos ha acompañado...


Qué felicidad puede experimentarse y vivir con un simple globo, permite lanzarlo, darle patadas, volverlo a coger, intentar que no toque el suelo...


Sin prisas la vida se ve de otro color, las tardes en casa, bueno mejor dicho fuera de casa, en primavera son todo un regalo.


Un niño, la calle, sin reloj y con un globo, igual a diversión y entretenimiento.

4 comentarios:

  1. Esos globos son una pasada, por aquí también hemos jugado con ellos en el cumple de Jirafita

    ResponderEliminar
  2. que pedazo de globos, yo si los meto en casa me tengo que salir. es genial ver como se entusiasman con estas cosas. besos

    ResponderEliminar
  3. Qué guay! Tenemos un par de esos comprados desde hace tiempo pero no los habíamos probado... A ver si esta tarde nos ponemos!!

    ResponderEliminar
  4. Ahhhh que gran descubrimiento, Nosotros nos lo trajimos de un cumple y no veas como hemos jugado en su habitación con él.
    No se me había ocurrido sacarlo de casa... pensaba que se pincharía con facilidad... no?? aguanta??? probaré probaré, pero cuando de con otros.. que se le pincha me veo ya la mar de lágrimas!!! jajajajaja

    ResponderEliminar