domingo, 1 de marzo de 2015

SÁBADO AL DESPERTAR

Raro es un finde sin papi al despertar, pero eso es lo que ha ocurrido este sábado, tenía partido y se fue muyyy temprano, así que Ernesto al despertar y remolonear un ratillo en la cama me dijo que se quería bajar al comedor, pero le comenté si quería dibujos en el ordenador en la habitación de al lado o leer cuentos sigilosamente hasta que se despertara Darío... y eligió cuentos.
Así que casi una hora que tardó el nano en despertar disfrutamos de tranquilidad y sin prisas de un despertar de sábado.
Vimos un libro del otoño, de las estaciones y leyó, miró y remiró y volvió a pedir que le leyera una nueva adquisición que ha llegado a casa ¡un libro del espacio! Prontito lo enseñaré porque realmente es muy bonito.


Estos momentos tan cotidianos y simples son los que me parecen mágicos, ver a Ernesto disfrutando de los libros y Darío plácidamente en manos de Morfeo, mis dos soles que hacen el día a día más que lindo.

4 comentarios:

  1. Yo también creo que son momentos mágicos que hay que disfrutar al máximo :D

    ResponderEliminar
  2. Aixxx momentos que no se deben desaprovechar, precioso tu nanico durmiendo, besos!

    ResponderEliminar
  3. Pero que momentazos!!!!!!! Que suerte que sigáis durmiendo todos juntos!!!
    Sabes que mi mayor nos pegó ya dos sustos de querer dormir en su habitación?? que dos noches más tristes..... jajajajaja
    Menos mal que luego ha querido volver.... veremos hasta cuando!!!
    Pero quiero que sea tarde muy tarde. Es un lujo poder dormir con las dos, oirlas por la noche, despertarnos..... y sobre todo, dormir tranquila sabiendo que están bien. ainssss

    ResponderEliminar