miércoles, 11 de marzo de 2015

LA MAGIA DE LOS TRENES

Hace unas semanas fuimos a conocer la nueva bebita de unos amigos, madre mía, al verla tannn chiquitilla me hago más consciente de lo grandísimo que está Darío, yo aún lo siento como mi bebé, jajaja si casi lo siento con Ernesto, pero realmente los dos son ya unos grandotes niños preciosos.

Bueno que me lío, la suerte fue que bajo su casa había unas vías del tren, ¡con lo que le apasionan a mi nano!, antes de comer tuvimos que bajar a verlas (creíamos que a las dos pasaba un tren, pero no fue así) y nos esperamos hasta las cinco que si que pasaba, allá que bajamos con tiempo y Ernesto se quedó ensimismado esperando su ansiado tren.


Pensativo como es él, decepcionado por si no pasaba a la par que ilusionado por la esperanza de verlo.


Darío estaba de allá para acá jugueteando y correteando, con el hijo de nuestro amigo, de vez en cuando también se unía Ernesto, aunque pendiente a la vía en todo momento.


El sitio es un lugar privilegiado para ver el tren, pues en el puente puedes estar justamente sobre el tren.
Jajaja me río aún al recordarlo, cuando lo oímos Ernesto se quedó fascinado y con los pies pegados al suelo, sin quitarle ojo, pero cuando se metió "bajo nuestros pies" se quedó descolocado, asombrado, pasmado... hasta a mí me dio impresión, pues a él lo dejó que no se movía y no consiguió girarse para verlo salir y seguir por el otro lado, yo con la risa en los labios le animaba a moverse y que lo siguiese con la vista, pero solo atinaba a tener la boca abierta y mirarme con ojos como platos, realmente le sorprendió la situación.
Darío estaba con papi en otro lado del puente y no lo vio tan de cerca sino desde otra perspectiva, le encantó que el tren pitara al vernos y al saludarlo, se tiró gran rato diciendo "piiiii, piiiiii", más gracioso que nada.


Una experiencia para los peques de la casa más que bonita y emocionante.

3 comentarios:

  1. Ver el tren tan de cerca es que impresiona mucho. El pasado domingo estuvimos en un lugar cerca de donde pasan unos trenes y la peque se acordaba de una vez que fuimos hace más tiempo.
    Qué gracioso Darío diciendo piiii
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno!! Sí que tuvo que ser una gran experiencia. A mí también me encanta ver los trenes... :-)

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. A mi me encanta ver pasar los trenes... no sé da como una sensación de paz... no se....
    Que experiencia más bonita!!!!!!!
    Y como siempre que fotos más chulas!!!!

    ResponderEliminar