miércoles, 11 de febrero de 2015

UNO DE LOS PREFERIDOS DE DARÍO

Darío ve muuuchos, muuuchos libros al cabo del día, no hacemos la rutina al ir a dormir "leer un cuento en la cama" como sí hago con Ernesto, puesto que se acuesta más tarde que su hermano, yo ya voy cansada y es teta y caemos los dos en el 98% de las veces jajaja.

Pero si que ve libros por las mañana con papi, pues se los pide todos los días, al tenerlos a mano, aquí está la entrada de cómo los tenemos organizados, sobre todo usa la estantería de tela que hay en el comedor, pues es donde tenemos los suyos, los que más le gustan y los que son de cartón para comodidad de sus dedillos.

Además de ver cuentos con papi por la mañana, su hora por excelencia del cuento es mientras yo acuesto a Ernesto en nuestro ratico a solas de hablar, comentar el día, cosquillas, lectura de cuentos... él peque se queda abajo con su papi y juega a la plasti, con playmobil, con peluches, con bloques de madera... pero siempre, siempre termina con cuentos, así que no tiene el "leer un cuento en la cama" como rutina para dormir, pero sí que lee y disfruta del maravilloso mundo de los cuentos antes de ir a la cama, pero en el sofá, jeje otra versión que se adapta a nuestra organización familiar y nos permite disfrutar de nuestros nanos separados y saborearlos individualmente.

¿Cuál o cuáles son los libros que lee en ese ratico? pues tiene tres que últimamente lo vuelven loco y que le acompañan ya unos meses.

"El pollo Pepe" que ya mostré en esta entrada, le encanta, se mete en el cuento, le gusta mirar debajo de la barrigota y al llegar al final dice encantado: mamá! Es un cuento super entrañable que triunfa con casi todos los niños de estas edades, yo lo recomiendo un montón y más de una vez lo he regalado, siempre es un éxito asegurado.

Un libro de animales marinos con imanes, que en breve enseñaré.

Y "Un mundo de colores" del mundo de Todd, deTodd Pard, que es el que enseño en esta entrada.

Es de la Editorial Pirueta, es de páginas gruesas, de cartón con un grannn colorido y dibujos simples y llamativos que atraen muchísimo a Darío, pero lo que más, más, más lo entretienen son las ventanas desplegables, tras las que se ocultan sorpresas.


Se conoce el libro de memoria, le gusta que le preguntes por cositas escondidas y él buscar la página y levantar la solapa. Le gusta especialmente buscar a los tres perritos, al gato, al gusano tocando la batería y al otro con la guitarra, al cocodrilo haciendo pompas con su trompeta y a la estrella en la ventana.


Este libro llegó a casa de manos de una amiga en una visita cuando Ernesto era pequeñillo, así que ya anda muucho tiempo por aquí, pero el que lo ha descubierto y le está dando más vida es el nano Darío,aún así Ernesto si anda por ahí y están viéndolo Miguel y Darío se anima un ratillo y se pone con ellos, después sigue a lo suyo.


A demás de los libros, mencionados al principio como los preferidos de Darío, también está "El paseo de Nina" que lee con su papi día si, casi que día también, en la cama al despertar cada día sin prisas, tooodo un placer para los dos hombres de la casa, mientras... Ernesto y yo andamos en el cole.

4 comentarios:

  1. Qué buenos momentos nos dan nuestros peques con los libros, es que es mágico! por aquí también hemos regalado en ocasiones el Pollo Pepe, es triunfo asegurado. Acabo de acordarme cuando a mi Jirafita le gustaba tanto y le hice la caja sensorial del Pollo Pepe y lo flipó. Lo mismo puede gustarle algo así a Darío
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Es que la hora del cuento es sagrada!!! :D
    Lo del pollo Pepe es un misterio mundial.....nunca entenderé por qué les gusta tanto. Que está bien pero es que flipan con él!!! jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Esta genial tener a pequeños devoradores de libros!besos

    ResponderEliminar
  4. Los libros aportan momentos muy especiales, sean a la hora que sean.

    Besotes!

    ResponderEliminar