martes, 24 de febrero de 2015

SALTANDO Y CRECIENDO EN LIBERTAD

Ya he comentado que hemos estado con la playa llena de montañas, estas estan en una zona donde había muchas repartidas por tooooda la playa, pero pequeñitas, en otras playas las montañas eran enorrrrmes.

Y mis nanos las disfrutaron como nadie,  Ernesto sin pensárselo se subía y tiraba... así mil veces o más jajaja y mientras Darío observaba y se reía.


Motricidad gruesa al máximo y en un lugar más que envidiable, qué placer siento al ver crecer a mis peques en la playa, al aire libre y sin muchas prisas, la elección de venirnos a vivir aquí sigo pensando que fue de lo mejor que hemos hecho Miguel y yo.


Jejeje el peque de la casa no quería ser menos y en más de una ocasión se subió e intentó saltar como su hermano... solo que se quedaba con el culo en la tierra antes de llegar abajo.


Pero aún así, él feliz como una perdiz y desarrollándose a lo grande, subiendo, bajando, lanzándose, rodando...

Después tocó, cómo no, rato de juego en la arena, una bonita casa para el perro...


Aún echamos de menos las montañas.

3 comentarios:

  1. que sitio mas chulo para jugar!!! normal que se lo pasaran en grande, teneis mucha suerte de vivir en un lugar asi. besos

    ResponderEliminar
  2. no sabes la envidia que me dais con la playa.....!!!

    ResponderEliminar
  3. Ya te he comentado en otras ocasiones que tenéis un gran privilegio viviendo donde vivís. Qué felices se ven siempre!!!

    ResponderEliminar