domingo, 8 de febrero de 2015

CON ALIMENTOS DE LA COCINA DE MAMÁ Y PAPÁ

En muchas ocasiones he dicho que tanto a Ernesto como a Darío les encanta jugar a cocinitas, tienen una de madera y mil cacharrillos de metal y de plástico que llevan de aquí para allá a parques y playas.

En esta ocasión decidieron cocinar de verdad, bueno en esta y otras muchas ocasiones, pues es normal que aparezcan ajos de vez en cuando por rincones de la casa, saben donde están en la cocina y los usan para jugar...


Con sus dedillos Darío va quitando y quitando la piel a la cabeza del ajo, poquito a poco... mientras Ernesto separa los dientes... lisssstos para cocinar.


Los dos hermanos unidos en una misma tarea... ¡¡¡separar todos los dientes de dos cabezas de ajos!!! vaya tarea jajajaja.


Con lo más cotidiano suele ser con lo que más se divierten, me gusta ver como mis nanos en su día a día se entretienen,  buscan ideas para jugar y se hacen sus micro-mundos. Tooodo termina lleno de papelillos de ajo ¿pero eso importa en comparación de lo que disfrutan?

La pega jajaja que luego vamos a echar mano de los ajos y no están en sus sitio, hay que buscar en la cocinita de los peques o en el cajón de sus cacharros.

2 comentarios:

  1. Ja ja ja, me ha recordado a una época que tuvo Jirafita donde también pelaba los ajos y más ajos casi en producción masiva, ja ja.
    Y por aquí también hay que buscarlo a veces por su cocinita.
    Es genial!! así que me imagino lo que disfrutan tus peques
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Mi peque es también muy cocinillas... cuando hago masas para bizcochos le encanta mover y mezclar.

    Besotes!

    ResponderEliminar