martes, 6 de enero de 2015

CASTILLOS DE ARENA TAMBIÉN EN INVIERNO

Algunas de estas mañanas, como ya comenté, aún con virus disfrutamos de la calle y del sol, en el hueco del día ha hecho un sol genial y las temperaturas muy buenas, así que... a la playa.

A parte de jugar a cocinillas con los mil y un cacharros que nos bajamos siempre, en esta ocasión aparecieron en la arena unas preciosas pirámides, cuadradas, circulares, con laterales  triangulares...


¿Quién es el artífice de estas bonitas formas? pues lógicamente el papi de la familia, aunque ayudado por Erensto, jejeje Darío si se acercaba había que recomponer un poco más la pirámide de nuevo.


Bien sabe ya Ernesto, que la mejor arena para construir es la húmeda, la que está bajo la arena superficial y él allá que la busca.


Mis dos arquitectos playeros mano a mano haciendo un cofre del tesoro, en el que había enterrado unas llaves, un palo y algo más que no recuerdo, jejejeje luego a destruir y encontrar todo.


Nuestro arenero particular es un privilegio que nos gusta aprovechar durante tooodo el año, aún en invierno la playa es de los lugares más bonitos donde jugar, investigar, desarrollarse y divertirse, aunque poca gente se mete en la arena, es curioso, estas navidades mucha gente ha venido, esto ha estado más concurrido pero la gente paseando, las familias con sus peques andando, pero no suelen meterse a jugar con la arena, con pelotas... el binomio verano-playa es difícil de romper, pero nosotros encantados disfrutándola junto con los otros pocos que como nosotros seguimos disfrutando de arena en las cuatro estaciones del año.

1 comentario:

  1. Nosotros tenemos que ir también porque es uno de los mejores sitios para jugar jeje los virus nos acompañan a nosotros en casa también desde hace una semana, besos!

    ResponderEliminar