viernes, 31 de enero de 2014

MAÑANAS DE PASEO

Siii ya que este año es mío o mejor dicho nuestro (el año de Darío y mami, para eso me he cogido una preciosa excedencia en el trabajo) he decidido disfrutar de mañanas bonicas con mi nano.

A parte de la casa, compras, comida y otras mil cosas, me doy paseos y paseos con Darío, la mayoría de las veces cerquita de casa, por la orilla de la playa o por el paseo, que es todo un privilegio, pero también me he propuesto coger el coche e irme a lugares que me gustan especialmente, lugares donde poder embobarte con el paisaje, lejos de casas, de coches y de mucha gente, así que en esas andamos (o mejor dicho gateamos) algunas mañanas, aunque haga frío, abrigaditos... mientras nuestro amigo el sol ande cerca y el viento no nos moleste, aprovechamos de paraísos cercanos.


Todo un lujo si ya nos salen días primaverales, casi de verano, Darío en manduca cae más de una hora en su paseico alejado de ruidos, escuchando el mar o el viento entre los arbustos, mientras mami se relaja la vista, se pasea libremente, sin prisas, sin horario y con tiempo para pensar, observar, disfrutar...


Pues sí, me siento feliz en esas mañanas que dejo aparcado tooodo lo demás y me voy con mi nano a sentir su respiración pausada junto a mí, teteando en preciosos paisajes y disfrutando del momento.

jueves, 30 de enero de 2014

EL OTRO LIBRO

La semana pasada escribí una entrada donde hablaba del cuento que recibió Darío de su tito, enviado por sus majestades los reyes magos, ahí dije que mostraría el que le habían traído a Ernesto así que aquí está la entrada, que se me van pasando los días sin darme cuenta...

Como ya dije el libro me lo encontré disfrutando en una librería, me llamó la atención los dibujos y me acordé de que esa ilustradora Myriam Cameros Sierra había escrito La Cenicienta que no quería comer perdices, así que me puse a darle un ojo...  sin más se vino a casa y el tito se lo quedó para regalo de Ernesto, era perfecto de piratas y del miedo...

Se llama El pirata de la pata de pata de José Carlos Andrés  y Myriam Cameros Sierra, nubeOCHO ediciones, un libro del pirata Deslamau, del que en la contraportada se dice que "era el capitán pirata más temible de todos los mares del Norte, del Sur, del Este y del Oeste. Daba tanto miedo que no se afeitaba para no tener que mirarse en el espejo..."  "Un cuento de miedo para que no vuelvas a tener miedo".


Es un libro para disfrutar de sus dibujos, mirar por aquí y por allá, reírte un ratito y sorprenderte con su bonito final.

miércoles, 29 de enero de 2014

AMISTAD

Esta foto me encanta, le veo magia...


Ernesto y uno de sus amigos, amigo de tercera generación... sus abuelos eran amigos, sus padres son grandes amigos y ahora ellos inician su relación poco a poco, descubriendo el mundo juntos en algunos momentos, correteando, sonriendo, discutiendo, gritando, jugando...

lunes, 27 de enero de 2014

SU PRIMER CONTACTO...

... con los Lego.

Siiii, he visto en muchos blogs que sus nanos juegan con los Lego así que en una oferta del Lidl nos hicimos con ellos (bueno hace un año ya andaba por casa uno de piezas sueltas, que aún no hemos sacado). En esta ocasión compró Miguel dos cajas y la otra tarde decidí ponernos manos a la obra.

Como Darío ya campa por casa a sus anchas todo el tema de juguetes con piezas pequeñas es toda una operación, así que está todo guardado y solo al alcance de Ernesto lo que es grande, pues Darío no quiere juguetes de bebé, mordedores, peluches... quiere lo que le ve a su hermano, lógico.

Entonces hemos decido que para tener un ratico de juego con Ernesto de vez en cuando, Miguel se queda con Darío por arriba y yo a disfrutar con Ernesto abajo, sin problemas de piezas pequeñas; una tarde fue a comprar Miguel y se llevó a Darío, oportunidad de jugar solicos Ernesto y yo, le comenté si quería que estrenásemos un juguete nuevo, él ilusionado dijo sin pensárselo que siiiii.

Pusimos la mesa y los dos sentados, sin prisa y sin problemas de que se cayesen las piezas (o de que "minigodzilla" como llamamos cariñosamente en momentos de juego a Darío) derribase o tirase algo (jajaja está en plena fase de llegar gateando y tirar todo, levantarse con ayuda, mirar lo que hay en la mesa y pummm todo esturreado).

Es muy entretenido esto del mundo Lego, genial para momentos de tranquilidad, observación (buscando las piezas), motricidad fina, pues son muy, muy chiquitillas...


Ernesto estuvo encantado poniendo pieza por aquí y por allá, la que no podía, me pedía que le ayudase y chimpúm, yo iba mostrándole con el papelillo lo que había que poner y dónde... lo buscaba y lo ponía.


Se necesita paciencia y precisión...


Queda chulo, chulo, en esta ocasión se podían hacer tres vehículos, un coche de carreras, uno de bomberos y este super helicóptero, a demás de un molinillo y otras pequeñas cosas.


Fue nuestro primer contacto con este juguete, yo no había jugado nunca y me encantó, es genial para raticos juntos, un buen recurso que tenemos guardado en un tupper en lo alto del mueble, más de una vez lo ha pedido y lo ha sacado con su padre en la hora que Darío y yo estamos durmiendo la siesta.

TARDE DE BIBLIO

Estas tardes larrrgas de invierno, que se hace la oscuridad en nada y menos... qué pereza madre mía, yo soy totalmente una persona de sol y no necesito, noto mucho la falta de sol en las tardes de invierno, pues Darío despierta de su siesta cuando ya se ha escondido nuestro amigo, pero bueno hay que pensar en alternativas a hacer en las tardes oscuras, frías y un tanto ventosas, así que alguna nos acercamos a la bibliteca.


Desde bien chiquitillo Ernesto andaba por ella y Darío no es menos, desde el verano es uno más allí, no vamos tanto como antes, vamos más liados, pero de vez en cuando caemos un ratico y más veces vamos rápidos jajaja a renovar mis libros.
No puedo pasar sin leer un ratico cada día y ya decidí hace tiempo que no tenemos economía para ir comprando libros para mí, pues solo los leo una vez y se acabó, así que prefiero hacer uso de la biblio y comprar libros pero para los nanos, que esos sí que los leemos muuuchas veces y los aprovechamos.

Ver a los dos juntos en el apasionante mundo de los libros me encanta, la zona infantil tiene unas colchonetas, así que están genial y Darío a su aire gateando por aquí y por allá, hasta se enganchó de una estantería y arriiiiiba jajaja está que no para... es super gracioso ver todos sus avances.


Ernesto estuvo largo rato entretenido con un puzle que de dibujos y palabras, así que gracias al sol de bibliotecaria nos lo pudimos llevar a casa (pues no se presta, pero la confianza es un punto jiji) y aquí en casa lo hemos hecho unas tannntas veces, lo hace él solo y para poner las palabras me las enseña y yo se las leo y le encannnnta esa parte.


Es un gusto tener cerquita un espacio así y me encantaría que mis nanos recuerden que en su infancia disfrutaron de raticos de biblioteca y libros, pues son momentos especiales y un lugar encantador.

jueves, 23 de enero de 2014

LLANTOS

Llantos y más llantos, madre mía vaya unos días que llevamos por casa, el pobre Ernesto llegó tocado el viernes del cole y el fin de semana se le agudizaron los mocos las toses y la fiebre, así que aquí anda todavía en casa más flojillo que nada, al estar así, ya sin fiebre pero con una tos más grande que él y saber que unos cuanto están igual en el cole, hemos preferido que pase la semana descansando en casa y reponiéndose.

Antes de navidad ya le ocurrió y tuvimos mocos y toses a más no poder y el pobre Darío pues también lo cogió, pero su pediatra, que me encannnta me da mucha tranquilidad y con masajes, lavados y mucha teta (hidratación) lo pasamos y todo se solucionó.

Así que pensé que esta ocasión era igual, pero desde ayer por la mañana a demás de mil mocos Darío estaba muy muy llorón, no he sabido nunca, hasta ayer, lo que era tener un bebé o un niño llorón, no digo la palabra en tono despectivo (que mucha gente la usa y no me gusta nada de nada) pero es que el pobre no paraba de llorar, paraba un ratito y al rato un llanto que te rompía por dentro, todo el rato estuvo en brazos no más de un minuto ni en la trona ni en el suelo, que siempre pasa mucho por ahí a sus anchas, el pobre necesitaba bracicos de mamá, yo pensaba que era por los mocos y estar pachucho, pero al ver que tooodo el día estaba llorando uff me dije esto no es normal, pedí cita al día siguiente pero...

La noche ha sido un infierno para el nano, ha llorado y llorado sin parar, a mí se me pasó de todo por la cabeza (respecto a lo que podría pasarle) Miguel me hizo un ratito el relevo uff menos mal, pero el pobre Darío lo pasó realmente mal y yo de verlo así no podía conmigo, me he cansado más de verlo mal y no poder calmarlo que de no descansar. Así que ya he experimentado el tener un niño que llora y llora y la verdad es que te sientes fatal, la peor madre por no saber como calmarlo, he estado todo el día y la noche con él en brazos y paseando y ni la teta lo calmaba, de hecho ni la quería (cosa que me alarmó más).

Normal, el pobre cuando lo ha visto la pediatra tenía una infección de oído grande, grande, ella misma me ha dicho que bien por llevarlo por el llanto, pues no llora nunca, así que quería decir algo ¿tú has tenido un dolor de oído? me ha preguntado, no, le dije, pues duele muuucho, muuucho, jopé que mal lo pasó el nano, así que antibiótico al canto, cosa que no me gusta y a su pediatra tampoco, pero para estos casos está.

Y ya está muucho mejor, ya es él, el pobre estaba como un monillo encogido y en mis brazos todo el rato, ya sonríe, tetea, come y gatea ainsss que alivio dar con la tecla y verlo ser el bebote más rebonico del mundo. Ha sido un día de verlo así pero realmente puedo decir que un día horrible y muy doloroso para mí, para Miguel y sobre todo para Darío.

Al salir del médico lo bueno es que hacía un sol de escándalo y hemos podido disfrutar ya sabiendo lo que pasaba, que te deja el cuerpo relajado, relajado, ahí mismo se ha tomado la medicina y hemos disfrutado de sol.


Después de la tormenta siempre llega la calma...
y cómo se agradece la calma.

miércoles, 22 de enero de 2014

LOS DOS

Al mirar estas fotos y sobre todo la de la derecha siempre me lleva la imaginación a la adolescencia de estos dos, jajajaja bueno ya no de la adolescencia sino antes jajaja la de cosas que harán juntos, las que liaran y montará...


Verlos así es muy bonico, me encanta ver como disfrutan juntos cada día un poquito más.


En esta foto estaban montados los dos sobre mi barriga, Ernesto se parte si estoy sentada y "me tira" de espaldas, así que en esas  estábamos y Darío llegó gateando a unirse a la fiesta, terminaron subidos a mí muertos de la risa, vaya dos son junnntos...

lunes, 20 de enero de 2014

YA LO TENEMOS EN CASA

Jejeje este libro tenía yo muchas ganas de tenerlo en casa, pero por h o por b, no lo teníamos, así que cuando mi hermano me preguntó ¿qué le compro a los nanos por reyes? le comenté que tienen de tooodo y se me ocurrieron... libros, jajaja de eso no hay muchos nunca, siempre son pocos para mí. Así que le dí algunos títulos para Ernesto y este para Darío.

¿Qué libro es? pues El pollo Pepe, de Nick Denchfield y Ant Park, Editorial sm, es un libro que engancha y atrae a los niños desde el primer momento, jijijji hasta Darío se prendó de él.


Se lo pedí para Darío pero lógicamente para ser compartido con su hermano mayor, que no quería soltarlo en ningún momento, las ilustraciones que sobresalen le encantan, sobre todo el gran pico, que mete la mano cada vez que lo leemos.

Con Darío me quedo sorprendida de lo que le llaman los libros, presta atención largo rato, así que leemos los tres en muchas ocasiones.


Y el tito también le regaló otro a Ernesto, como no encontró ninguno de la lista que le mandé, aproveché uno que compré yo, me lo encontré disfrutando de un ratito de librería mientras Darío dormía en manduca, no lo conocía pero a su ilustradora si. ¿Cuál es?... esta semana lo muestro...

viernes, 17 de enero de 2014

UNA MASCOTA EN CASA

Siiii una nueva jajajaja, pero temporal y especial, pues el fin de semana pasado tuvimos en casa la mascota del cole de Ernesto, un perro de peluche llamado Lúa.

Al salir del cole estaba radiante con su carpeta del protagonista, que va junto a la mascota y la mochila amarilla donde Lúa viaja a casa de los niños del cole, nada más verme me gritó "mamiiiiii tengo a Lúaaaaa" madre mía la ilusión que llevaba en el cuerpo era tremenda, a Ernesto todo lo que se sale de las fichas (normallll como a todos) le motiva mil veces más y lo pone loco de contento.

Así que pasó un fin de semana especial, haciendo mil y una cosas con Lúa, como comer, jugar al escondite, leerle cuentos... hasta dormir con ella bien abrazaaada, estaba super gracioso y tierno.


Como he dicho Lúa viene con una carpeta de A3 para que hagamos un "trabajillo" en casa, tuvimos visita y el finde liado, la idea que tenía de que Ernesto colaborara se fue al traste y lo hice yo cuando mis nanos dormían, bueno un ratico me estuvo ayudando en el ordenador a seleccionar fotos y escribir algunas cosillas en el ordenador (diciéndole yo las letras, él las buscaba y escribía).

Así nos quedó la página de Ernesto, en un lado se presenta él y a su familia, cuándo nació y su evolución hasta sus 3 años y medio.


Y por detrás las cositas que le gustaban antes y las que le gustan ahora, como sus muñecos, la comida preferida, los juegos con los que disfruta, los dibujos de televisión que le pirran y cómo no, algunos de los libros que tenemos por casa.


Al final me gustó bastante como quedó, sin mucha participación del nano pero bueno las circunstancias no lo permitieron.

El lunes lo llevó a clase junto a Lúa, por él se habría quedado en casa una temporada, pero la tienen que tener otros amiguitos del cole. Hablé con la seño y tras el trabajito del protagonista, probaron guisantes crudos (pues había puesto que le gustaban mucho de comer junto a las espirales, paella y sopa, él me recordó los guisantes jejeje) y también lacasitos que ya conocían los enanos, su seño me dijo que los guisantes fueron un éxito, se sorprendió mucho, pero... es que están riquíííííísimos, aquí en casa somos adictos, ahora incluido Darío. También se llevó el libro de Iyoké y pusieron en el ordenador una de las canciones que no para de cantar últimamente... Había una vez un circo.

Así que fue completa la presentación de su página en el libro viajero de la clase, es una propuesta que me gusta mucho, así los niños participan con la familia y traen un pedacito de cole a casa, algo que les ilusiona sobremanera y es especial.

lunes, 13 de enero de 2014

UNA RECETA DULCE

Dulce y muy rica... ya comenté aquí que para sus seños hicimos trufas como detalle de navidad, así que aquí enseño como las hacemos que son muy muy simples.

Ernesto las llama trufas de krispis, que en realidad no son krispis sino Kellogg´s, pero bueno. Le encanta hacerlas y regalarlas a toooda la gente, a la vecina, a la que nos ayuda en casa, al abu, a la yaya, así que no podían faltar en el cole, muchas veces me decía, "mami hay que llevar trufas para las seños" ¿qué mejor ocasión que la navidad?

Nos pusimos manos al chocolate...


La receta está sacada de un libro como se ve en la foto de arriba, es de Barrio Sésamo (era mío de pequeña, Enciclopedia Ábrete Sésamo, el libro de la Q) y siempre que lo leíamos Ernesto decía que quería hacer lo mismo que Triki (el monstruo de las galletas) pero no lo hacíamos nunca, hasta que una tarde me decidí, sin saber qué saldría...  menos mal que no las hice antes que sino tendría 15 kilos más, jajajaja,  están buenísimas.


Son tan fáciles de hacer, que Ernesto colabora en todo el proceso, se necesita chocolate de fundir, cereales (nosotros usamos los que tenemos en casa los del gallo) y papelitos pequeñitos para ir poniéndolas, naaaada más.

Se funde el chocolate, nosotros lo hacemos en el microondas y luego se le añaden los cereales y a mezclar, mezclar, mezclar (aquí sale en un plato, pero ya lo hacemos un molde de silicona que es más cómodo). Una vez hecha la mezcla con una cuchara se va echando en los papelitos (ups no se como se llaman).

Después a una bandeja y al frigorífico...


Es mejor sacarlas un ratito antes de comerlas, sino están demasiado duras, pues el chocolate se endurece, las hemos llevado a varias comidas con amigos y familiares y son todo un éxito, la gente no se cree que sean tan simples de hacer, una prima las conocía, pues se las hacía una compañera y le llamaba rocas de chocolate, pues son duricas, no como las trufas de verdad.

Aquí la muestra de que están para chuparse los dedos, tengo que decirle que solo dos, sino seguiría...


Si os animáis a hacerlas ya me contáis qué tal, espero que os gustennnnnnn tanto como a nosotros.

BLOQUES Y MÁS BLOQUES

Las mañanas de los fines de semana se caracterizan por la falta de prisa y los juegos entre hermanos, sobre todo en el comedor, tras un largo rato de remoloneo en la cama nos bajamos al comedor y... a jugarrrr sin parar.


Últimamente hemos tenido que reestructurar los juguetes de Ernesto, pues Darío ya andurrea (a gatas) a sus anchas y todo lo quiere conocer y manipular, lógicamente a través de la boca,  por lo que los juguetes que tenían piezas pequeñas están guardados, así que lo que más triunfa últimamente (aunque antes también jajajaja) son las construcciones de madera y las piezas de plástico (tipo lego en grande).


Es genial verlos así en su mundo de juegos, cada uno a su aire y de vez en cuando interactuando, poco a poco Darío va destruyendo más cosas de Ernesto jajaja pero éste no se enfada, dice "noooo ainsss jooo Darío así no es" o "ay, ay, ay, mamiiiii miraaa", infinita paciencia está teniendo de momento, se que llegará el día en que no lo haga de forma tan considerada, pero de momento me encanta como lo hace jijiji.


En la primera foto se ve a Darío en la maquita, jajaja eso es porque son fotos de antes de navidad, ya ni de broma está en ella, él tiene que investigar el mundo, jugar con su hermano, chuperretear cosas, gatear e ir al baño y cocina...

jueves, 9 de enero de 2014

LIBROS A LA HORA DE DORMIR

Al principio con la llegada de Darío nos acostábamos todos a la vez, nos funcionó muy bien, pero ahora hemos cambiado, pues con las largas siestas de Darío a lo largo del día, en la noche se acuesta más tarde que Ernesto, que tiene que ir al cole al día siguiente, así que nuestras rutinas al ir a la cama se han modificado.

Mientras papi se queda abajo con el peque, Ernesto y yo nos vamos a la cama, es nuestro momento juntos, la verdad es que Ernesto está encantado con su hermanito (como él le llama) pero le falta tiempo para disfrutar a sus papis, sobre todo a mí, pues nunca está a solas conmigo, con su papi a veces, al llevarlo al cole, al ir a comprar, a algún parque, a la playa, pero conmigo siempre va Darío jejeje así que lo que hagamos lo hacemos los tres juntos y lógicamente pues le falta ese ratito de exclusividad de mami.

Así que esta nueva rutina de irse a dormir con mamá sola, es todo un éxito, ya estamos así unos meses, bastante antes de navidad, es nuestro momento, a veces disfrutamos de cosquillas largo rato, de saltos en la cama, de conversaciones del día, de cosas que quiere hacer... y la mayoría de los días leemos algún cuento, si no es muy tarde unos cuantos, sino yo acelero jajaja para que no se nos vaya la hora (que luego tiene un sueño tremendo por la mañana, sus 10 u 11 horas de sueño las necesita).

Normalmente le leo yo los cuentos tumbados y acurrucados los dos, pero en ocasiones quiere él solo o contármelo a mí. Está super gracioso leyendo a su aire.


En esta ocasión escogió el libro de "La Luna tiene frío" de Enric Lluch, dibujos de Óscar T. Pérez, Letra Grande Algar Editorial, el cual nos acompaña desde hace años, es un libro precioso, ya lo mencioné en otra ocasión, pero es que tiene encanto, con unas ilustraciones que enamoran, es breve, en mayúsculas (lo cual ahora nos da mucho juego, pues le gusta buscar letras o que las busque yo), es cuadrado y de un tamaño muy manejable, uno de nuestros libros por excelencia, pues aunque pase el tiempo no nos cansamos de leerlo.


Sara es una preciosa niña que se pregunta porqué una nube tapa por la mitad a la Luna, a lo que madre le contesta, que la nube es como una bufanda, pues allí arriba ha de hacer muuucho frío... una historia bonita, para leer tranquilos antes de caer rendidos después de un largo día.

miércoles, 8 de enero de 2014

RATOS DE JUEGO

Ya el año pasado hacíamos este juego en casa, en esa ocasión usamos pan rallado, que me gustó más, pero como teníamos mijo caducado... le dimos uso y... a jugar...


Al principio sentadito, con cuchara, transvasando... pero al final decidió con las manos, a puñados, toquetear, volcar, esparramar... para intentar tintarlo usé (como la anterior vez) tiza rallada (al pan le resultó mejor) pues así quedaron las manos de Ernesto, jejeje pero bueno luego agua y jabón y listo.


A su aire, fue añadiendo lo que le apetecía dos vasos con asas, muñecos, aviones, coches...

Jajaja y si así quedó la mesa, llenita, llenita por todos lados, os podéis imaginar la alfombra...


Nada, luego aspiradora en mano, un ratito de limpieza y todo como nuevo, aún anda la bandeja en la cocina para seguir con más ratos de juego.

martes, 7 de enero de 2014

DE VISITA AL ACUARIO

En estas vacaciones hemos aprovechado las mañanas para hacer cosicas que con el cole nos son más difícil, aprovechando una de las visitas a la familia por Murcia decidimos ir al acuario, los abuelos nos habían dicho que era muy chulo, así que nos animamos a ir... y no nos defraudó, nos encantó, aún siendo un sitio chiquitillo es encantador.


Qué lujo de colores, es precioso ver la naturaleza como es de maravillosa, el lugar estaba con bastante gente, pero tranquilo y sin ruidos, así que pudimos disfrutar de las vistas y abstraernos por raticos, con su yaya tomado vio hasta una estrella de mar...


No hablaba mucho pero sí que se quedó sorprendido ante los colores y algunas algas...


Pero con lo que se quedó fascinando y prendado fue con la morena, vaya si era grande... mira que había tiburones (no eran muy grandes), pero no le llamaron tanto, a él le gustaba estar sentado junto a la morena, ahí pasó bastante tiempo, jejeje de vez en cuando volvía allí.


Y por supuesto Darío tampoco se perdió el espectáculo juntito a mamá, qué placer para los sentidos.


Es una visita que aconsejo, un buen rato para deleitarse con la vista. Un buen plan para las tardes frías de invierno, en otra ocasión seguro que repetiremos.

ADIOS DÍAS DE VACACIONES

Ayy cómo voy a echar de menos nuestros días sin cole, jaja no soy yo la que vuelve... es Ernesto, pero con ello nos llega a casa el mirar el reloj, los horarios y toooodo lo que ello conlleva.

Estos días de vacaciones los hemos exprimido al máximo, hemos hecho de todo un poco, casa y juegos, salidas con amigos, teatro, calle y más calle, playa, visitas de amigos a casa, comidas familiares, cabalgatas, regalos, cumpleaños de amigos, aperitivos... pero sobre todo dormir y dormir sin prisas, no madrugar.

Miguel y yo somos marmotas y nuestros nanos, buenos cachorros, son de los nuestros, así que hemos podido disfrutar de mañanas en cama, sin prisas y luego remoloneando en la camica.

¿Se puede tener mejor despertar que ver a estos dos tesoros?


Nooo, no me imagino abrir los ojos y que no estén a nuestro ladico, qué placer el colechar, remolonear en la camica, cuentos por la mañana, cosquillas, charlas de lo que haremos en el día, elección del desayuno (churros, tostadas, galletas, cruasán???), caricias y miradas entre hermanos...

Pero bueno sí que empieza el cole y toca cambiar nuestros despertares, que ya se que no van a ser buenos al principio y casi que nunca jajaja pero siempre nos quedan nuestros fines de semana para aprovechar la camica al máximo.

Espero que comencemos genial el inicio de cole y le deseamos lo mismo a toooodo el mundo, a pasar buena semanica de inicio.

jueves, 2 de enero de 2014

SOL EN INVIERNO

En estas vacaciones están haciendo días verdaderamente buenos, es toooodo un privilegio vivir donde vivimos, estamos encantados y más los días que el sol brilla y nos acompaña, que es la mayoría de veces.

Así que sin cole por las mañanas... hemos sido más felices que nunca jajajaja ayyy cómo echaba de menos el olvidar el reloj, despertar sin prisa, creo que ningún día hemos salido de la cama antes de las 10 y la mayoría hasta las 11 estábamos en camica, desayunar juntos, ratos de libros, juegos, tele mañanera (ayy qué adicción tiene Ernesto ahora), compras, paseos... todo sin prisa, eso para mi es vida.

Por supuesto hemos aprovechado los días buenos para "playear" sea la estación que sea jugamos en la arena, es una pena que la gente no use la playa en invierno, no son muchos los niños que juegan en la arena, hay unos cuantos pero son los menos. Pero a nosotros nos encanta y ya sea con plumas o con jersey ahí que jugamos...


Darío ya se ha estrenado sentadico en la arena, en ocasiones anteriores estaba en una manta, pero una mañana lo dejé en la arena (esta foto es justo de su primer contacto con la arena) jejeje se entretuvo un montón tocándola, sintiendo su textura, se quedó sorprendido y encantado con ella, lógicamente jajajaj al intentar desplazarse (inicio de gateo, que aún no controla del todo) puso la cara en la arena y... ups arena por todos lados, pero bueno limpio en un periquete y vuelta a la arena.

La foto me encanta sale mi nanico en su mundo observando y manipulando, una nueva experiencia y Ernesto en el tobogán, mis dos soles al sol.



Ernesto y sus coches, hasta en la playa es feliz con ellos, cocinitas y coches es a lo que más jugamos en la arena, bueno después de hacer castillos, fuertes, caminos, túneles, fortalezas...


Mañanas sin prisas y de juegos al aire libre, eso es lo que más me alegra de estas vacaciones, vivirlas en familia.