martes, 2 de diciembre de 2014

SALTIMBANQUEANDO

Ernesto es un niño lleno de energía y alegría, al que le encanta estar danzando, moviéndose, saltando... a cada minuto, poco a poco va dejando atrás al niño pequeño y tranquilo de hace unos años, su cuerpo desprende vitalidad por todos lados, así que no para quieto mucho tiempo, jajaja y aprovechando que el sofá está bajito, bajito...


Más de una vez se dedica a hacer el pino, en otra ocasiones volteretas, ya controla las volteretas en el suelo, jajaja emocionado él cuando lo consiguió "mamiii ya las hago en la alfombra, no necesito la cama".

Verlo crecer día a día lleno de felicidad y con esa gran energía, a veces cansa, pero es lo másss bonito que nos regala cada día, sus emociones a mil por mil y su espontaneidad que me enamora cada vez más.

2 comentarios:

  1. Jajajajaja, es verdad que cansa, sobre todo cuando eres una versión marmota de ser humano (sí, esa soy yo).
    Muas!

    ResponderEliminar
  2. Aquí tengo que reconocer que a mi enana no la dejo... me da un miedo.... las volteretas, el sofá.... (reconozco que es por mi culpa, no por ella :-()
    Como vea estas fotos mi enana..... jajajajaja

    ResponderEliminar