martes, 25 de noviembre de 2014

Y CRECIÓ AÚN MÁS

Pues sí, con la llegada del precioso pequeño de la casa sabíamos que nuestra cama crecería un poquito más, sus primeros meses seguíamos igual con la cama de 1.50 junto a la de 1.05, como ya mostré que quedaba nuestro lugar de descanso en esta entrada.

Los primeros meses de Darío, madre mía que lejos los veo ya, snif sinf, poco me queda de ese bebote recién nacido, jajaja poco nooo, nada, bueno a lo que voy, los primeros meses de bebote tranquilo y teteador que no se movía apenas, estábamos genial con nuestros dos metros y 55 cm, pero decidimos a los poquillos meses que lo ideal sería añadir algo más y así estar más cómodos, ya que tenemos espacio... pues lo usamos.

¿Cómo ha quedado nuestra cama ahora? pues una cama de de 2.55 como antes más una cuna sin barrera pegada a un lado, así que unos 60 centímetros más que nos hace pasar de 3 metros de placer jajajaja.

¿Quién duerme en la cuna? pues Darío no jajaja porque por la distribución que hacemos suele acabar atravesado por allí Ernesto, no suele dormir dentro de ella, salvo tres ocasiones contadas o algún rato de la noche, pero como él da mil vueltas y la mayoría de las veces duerme en horizontal, pues usa la cama de 1.05 y la cuna para él mucha veces; su papi y Darío duermen en la de 1.50 y mientras yo ando a caballo entre la de 1.05 y la de 1.50.

Peeeeero, no siempre la distribución es así, pues a veces la grande la disfrutan papi y Darío solos, yo sola en la mediana y Ernesto solo en la cuna, otra veces Ernesto y yo en la mediana y Darío junto a papi en la grande, otras Ernesto en la mediana y mami, junto a papi y a Darío, Ernesto y Darío en la mediana y papá y mamá en la grande... hasta a veces le damos el gustazo al papá de la casa y mis dos nanos y yo estamos en la mediana juntos y él disfrutando de la grande jajaja, como se ve, no nos aburrimos al dormir, nos echamos unos cuantos tetris posturiles de sueño reparador.

Pero eso sí, nos acostemos como nos acostemos nuestros sueños son especiales, escuchar la respiración de tus hijos es la mayor tranquilidad y me llena de paz y armonía, son momentos preciosos, que saboreo cada noche.



Los dos durmiendo son todo un regalo para la vista, hasta en alguna ocasión ha estado el tercer nano de la casa durmiendo con ellos ¿quién? pues Linceto.


Nos encanta nuestra forma de descansar, a nosotros nos funciona, la disfrutamos y saboreamos, ambos padres estamos al 100% de acuerdo desde el instante cero, así que es genial. En alguna ocasión que hemos enseñado la casa a algún amigo jajaja ha sido muy gracioso, los padres no han dicho nada, pero los  hijos... más de uno con ojos como platos han dicho ¡alaaaa, pero qué cama! coomo mola, me han encantado esas reacciones.


Lo importante es descansar, que tengamos sueños felices, nosotros así, dormimos de maravilla y mis nanos jejeje por supuesto.

2 comentarios:

  1. que pedazo de cama!! que suerte tener tanto espacio para dormir todos juntos!! y como dices si a vosotros os funciona esta genial. Besos

    ResponderEliminar
  2. Qué lujazo de camaaaaaaaaa! Me encanta!
    Muas!

    ResponderEliminar