lunes, 6 de octubre de 2014

PINTANDO MANO A MANO

Ernesto tiene a mano en un cajón las pinturas y distintos papeles (cartulinas, folios, libretas, libros de colorear que nos han regalado...) y cuando desea se pone manos a la obra.

Una mañana de fin de semana decidió sacar las témperas sólidas y pintar sobre cartulina, sin dudarlo se unió a él el nanico de la casa, cada día que pasa hace más y más cosas igual que su hermano.


A Darío le saqué un folio y se puso en el suelo, a su aire iba a la mesa de su hermano, cogía un color y se volvía a pintar, o a jugar con la témpera.


Los dos con lo mismo pero cada uno en su mundo y a su estilo.


Disfruto viendo a mis dos peques crecer día a día, ver como van formando sus personalidades, como su relación evoluciona y cada vez su vínculo es más y más bonito, cada día que pasa se entretienen, ríen, corren, gritan, "hablan", juegan... de formas diferentes y no me canso de verlos juntos, de ver como crecen como hermanos.

2 comentarios:

  1. Se les ve muy compenetrados, no? Parece que Ernesto lleva genial eso de ser coprotagonista!! :P
    Muas!

    ResponderEliminar
  2. Se las dejas a mano?? haces genial!!! Yo no me atrevo jajajajaja. Las tienen a la vista, pero no llega.... bueno, hablando de las témperas líquidas y sólidas, las que si que tenemos a mano son los lápices de colores... :-D
    Pero como me gusta verlos jugar juntos!!!!!!!!!
    Ainsss me tienes que pasar el secreto de que los hermanos se lleven tan bien... :-D

    ResponderEliminar