domingo, 21 de septiembre de 2014

JUGANDO CON LA PELOTA DE MAMÁ

Ernesto le llama "la pelota de cuando Darío estaba en la barriga", ese es el nombre oficial de la pelota de pilates en casa. Está en la entrada encima de un armario, en muchas ocasiones la pide y...


... a jugar de aquí para allá, se lo pasan en grande los dos, en el comedor, pelota para un lado pelota para otro.


A demás de ir tirándola y lanzándosela de un lado a otro, les gusta mucho darle manotazos e intentar votarla, que lo consiguen en bastantes ocasiones.


Se lo pasan pipa los dos con una sola pelota, correteando, gritando, riendo, compartiendo...


Esta pelota está genial porque al ser tan grande no salta por los aires y no rompe cosas, solo corremos el riesgo de que Darío se caiga de culo si le llega muy fuerte, pero solo ha ocurrido una vez y se partieron de risa los dos; si sube mucho (de alto al votarla) que ha ocurrido alguna vez simplemente le digo a Ernesto que más flojito y sin problema.
Bueno y yo a veces pienso que si hicieran un poco más el loco, que todo llegará, se pueden ir rodando con ella e ir de cabeza hacia delante, pero por suerte aún no ha ocurrido.

Así que es una gran aliada para ratos de juego dentro de casa y a demás la reutilizamos tras mi embarazo, que estaba ahí parada la pobre.

3 comentarios:

  1. Es genial cuando comparten juegos!! y mira han dado uso a algo que ya no usabais. Besos

    ResponderEliminar
  2. jajaja en casa de mi cuñada había una y los peques se lo pasaron pipa jugando con ella, y porque en mi mini piso no me cabe sino la compraba jajaja besos!

    ResponderEliminar
  3. Que gracia leer esta entrada y es que justo ando yo buscando mi pelota en estos momentos jajajajaja, pero para otra cosa bien distinta :-D
    Y no me cansaré de decirlo, me encanta verlos jugar juntos!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar