miércoles, 18 de junio de 2014

TARDES DE PRIMAVERA

O mejor dicho, casi que ya tardes de verano, qué placer disfrutar del atardecer-anochecer en la calle y con una temperatura buena, buena, nos encanta salir a pasear y merendar en los parques o en la playa, jugar sin prisas y disfrutar el aire libre.

Nuestras tardes son casi que todas en la playa o en algún parque (que también están en la playa jajaja) allí meriendan-cenan casi que la mayoría de las veces los nanos e incluso algún que otro bocata cae para nosotros, los padres, también.

Correr, saltar, gritar, pillar, caer, sudar, revolcarse, reírse, cansarse... tooodo eso y mucho más es de lo que disfruta Ernesto en sus atardeceres playeros.


Mientras yo hago las fotitos, tras mi sesión de carreras previa, que antes era yo la que estaba sin respiración de tanto corretear, Darío juega a los coches y disfruta de relax sin correteos.


Tardes así nos cargan la pilas y nos hacen ser más felices.


Como siempre digo: me siento privilegiada de vivir donde vivo, de poder criar a mis nanos aquí, en un lugar lejano de altas casas, de coches ruidosos, del estrés de mil horarios... y más privilegiada me siento de tener a mis tres hombres como mi pequeña familia.

1 comentario:

  1. Que guapo y grande!!! besos familia a disfrutar el verano juntos ....

    ResponderEliminar