domingo, 4 de mayo de 2014

PLASMANDO HUELLAS

Salidas con el buen tiempo, disfrutar del aire y del solecico, así que para variar un poquillo de playa... nos vamos al monte.

Es un sitio bonito, bonito, donde perderse de las casas, los coches y casi que las personas, pues no va mucha gente, cosa que a nosotros nos encanta jajaja. Y lo más importante para mi nano grande hay ¡arena mágica! arena amarillica fina, suuuper fina que da mucho gusto tocar y que es suuuper chula para jugar.

Hay paredes de arena ¿qué hacer con ellas?


Huellas y más huellas, estas son de mamá y Ernesto (mamiiii, una abierta y otra cerrada) Darío también la estampó pero ya no hicimos fotos, a ver si me hago con una foto de las cuatro manos de la familia.


Después un rato de dibujar con papi, con el dedo y con un palo.


Estos ratos de monte, escuchando los sonidos de la naturaleza, sin escuchar ni una moto, ni un móvil, ni un grito... es todo un placer para los sentidos, disfrutarlo con mis tres hombres es como estar en mi miniparaiso.

3 comentarios:

  1. Pero qué chulas las manos, son una pasada!

    ResponderEliminar
  2. Que sito más chulo no??? eso si, la próxima visita que no se escape la foto de las huellas de los 4 :-D
    Yo quiero estos sitios tan chulos por aqui..... :-(

    ResponderEliminar