viernes, 25 de abril de 2014

UN CAMINICO PARA LINCETO

Nuestro gato y Erenesto... jajaja toda una relación amor-"odio" no es un odio real sino un te pillo (por parte de Ernesto) y déjameeee (por parte de Linceto) pero una cosa que disfrutan los dos un montón es...


Siiiiii le va poniendo palitos (unas barritas para gatos, única "guarrería" que le damos a Linceto) partidos en trocitos haciendo un caminico, así el gato va siguiéndolo jajajaja y eso le encanta.

A veces Linceto se salta alguno y Ernesto le ayuda a encontrarlo...


Es muy bonico ver crecer a mis peques junto a Linceto, es uno más de la familia, fue el primero en llegar a casa y también lo queremos mucho, mucho, mucho, ahora tenemos menos tiempo para mimarlo y remimarlo, pero bueno está más que entretenido con los dos peques de la casa.

5 comentarios:

  1. En nada, serán dos peques detrás del gato, ja ja

    ResponderEliminar
  2. Linceto es el hermano mayor que mola! siempre jugando con Ernesto. Soy fan de esta dupla exquisita! Saludos bella!

    ResponderEliminar
  3. Hola, Montse! estoy encantada de haber encontrado tu blog, tan lleno de vida, familia y amor!!! :) sois geniales... un abrazo y a seguir disfrutando tanto de la maternidad!!! MUÁ!!!

    ResponderEliminar
  4. Esta entrada me ha encantado, me ha recordado cuando yo era pequeña que vivíamos en una planta baja y teníamos gatos, lo bien que me lo pasaba con ellos, ainssss, ¡que recuerdos!.
    Ahora vivimos en un piso y a mí me siguen gustando los gatos, pero reconozco que pese a todo un piso no es mejor lugar para un gato, ni para un perro dicho sea de paso. Estos animalicos tienen que poder salir y correr o irse de parranga de noche, jeje. Mi hijo mayor les tiene pánico a los gatos (... y a los perros dicho sea de paso). Sí hija, algunos les tienen miedo a las arañas que son más pequeñajas y mi mayor se lo tiene a los gatos. En cambio el pequeño se traería a casa a todo gatito, gato o gatazo guerrillero que pulula por el barrio, se va hacia ellos con una ilusión. Vamos que tengo la noche y el día. Pero me ha encantado ver a Ernesto con Linceto, están para comerselos y como te dice Puzzles, dentro de nada serán dos que iran poniendo miguitas para que le siga, jajaja, mientras no pongan caminos diferentes y el pobre Linceto se encuentre con migas por todo, jajaja. Que requeteguapos que están. Un beso familia.

    ResponderEliminar
  5. Así de hermoso está Linceto, jajajajajaja! ;)
    Muas!

    ResponderEliminar