miércoles, 26 de marzo de 2014

PERO MIRA QUE BEBÉ MÁS REBONICO

Creo que eso es lo que debe pensar Darío al verse en el espejo, ¿quién no lo pensaría?

La alfombra de la habitación, con sus llamativos colores y el armario con sus espejos es uno de los lugares por excelencia para mi nanico. Adora pasar ratos ahí, toquetando la alfombra y gateando de un círculo a otro, acercando su cabecilla al espejo y sonriéndole al bebé que se asoma.


Se lo pasa en grande con su coleguita que es clavado, clavado a él, hasta le chapurrea cosas y el otro le contesta igual jajaja.


Me parece super bonico, atractivo y estimulante el jugar junto a un espejo y por lo que veo Darío tiene la misma opinión.


Raticos así son los que disfrutamos juntos en nuestras mañanas, sin prisas, sin hermano que corretee cerca, salte, brinque o grite (pues está en el cole) y sin ni siquiera habernos cambiado de ropa, ayy qué gusto no mirar el reloj de vez en cuando.

5 comentarios:

  1. Pues si que está requetebonico ese bebé!

    Mis nenes en su habitación tienen una armario enorme de pared a pared con espejos de arriba abajo, recuerdo a los dos gateando hacia el y pararse delante a ver a sus "amiguitos" tocarlos y chuparlos!

    Están para comérselos!

    ResponderEliminar
  2. Que lindo esta!!! y ya se le ve mayor, como se lo pasan con los espejos, es diversión asegurada

    ResponderEliminar
  3. Jajaja que gracioso, a mi me faltan unos mesitos aún para pasar ratos así a solas con el bebe que a veces tanta falta hace mientras a disfrutar de fratos entre hermanos, besos!

    ResponderEliminar
  4. Síííí, qué gusto no mirar el reloj!!!
    Requetebonico es poco, nena. ;)
    Muas!

    ResponderEliminar
  5. Ayyyy pero qué guapo y grande está!!!
    Besos!

    ResponderEliminar