lunes, 30 de septiembre de 2013

BLOQUES

En más de una ocasión he mostrado los bloques de construcción con los que juega Ernesto, pero es que dan muuucho de sí, muchísimo juego y más si los juntamos con un camión de basura y con la gran imaginación de Ernesto.


En los momentos de no siesta de este verano de Ernesto (yupi ya casi que la vuelve a dormir 6 días a la semana, alguna se pierde por el camino jajajaja pero eso no es problema) ha sido un juego muy recurrido y entretenido.


En ocasiones me pide que le ayude, pero ya suele montarse él su historia y jugar a su aire, construirse torres, circuitos... hasta puentes por donde pasar los coches.


He de reconocer que los bloques son uno de los juguetes que más me gustan, pues desarrollan la imaginación y dejan que el niño vuele por mil mundos, igual puede ser un puente, unas vías de un tren, como puede ser un plátano, un micrófono, unas baquetas, un peine... todo es posible en nuestra mente.

domingo, 29 de septiembre de 2013

A REMOJO

Por aquí los días de calor aún nos se han ido, las tardes-noches hace un pelín de fresquillo, por decir algo (que casi que ni manga larga hace falta) pero en el hueco del día el calor aprieta y muucho.

Así que aún pegan las entradas de agua y patio jajajaja. Siii este verano además de baños en la playica, Ernesto ha estado a remojo rato si rato también, al principio del verano le costaba no es muy de agua, pero una vez que la redescubre... le encanta.

Jugar y jugar con muñecos, coches, cositas de plástico... todo vale para estar entretenido con el agua y evitar el calor.


Poquillo a poco le pierde el miedo al agua, eso sí creo que es por no presionarlo y dejarlo a su aire, y así asta se echa agua por todos lados jajaja menos la cabeza, eso es otro cantar.


Verlo así de feliz y disfrutando con el agua es todo un placer par los sentido, verlo es precioso... pero oírlo reír y chapotear me encanta.


He de decir que ver a mi hijo bañarse en barreños en el patio me lleva a años muy lejanos donde yo era pequeña y al llegar de la playa siempre me esperaba un barreño de agua dulce donde me quitaba la sal y jugaba sin parar hasta estar lista la comida... ¡qué recuerdos más lindos!

jueves, 26 de septiembre de 2013

FELICIDAD

Felicidad, tan simple y tan grandiosa, es lo que nos trasmiten nuestros hijos.



Gracias Darío y Ernesto por darme lo más importante en la vida, FELICIDAD PLENA.

¿ADAPTACIÓN O RESIGNACIÓN?

¿¿¿Los peques se adaptan o se resignan a ir al cole??? ainsss, en estos momentos que estamos pasando en casa me da que pensar en mil cosas respecto a la escuela. No me gusta para nada como está montado actualmente el sistema educativo, la cantidad de niños por aula, en la de Ernesto son 26 y quizás entre otro ¡27! una barbaridad en un espacio tan chiquitillo, dicen que se socializan que es importante, pero vamos desde mi punto de vista me gustaría que se socializara con menos niños, poquito a poco. No estoy de acuerdo en mil y una cosas más y eso que soy maestra de infantil, que conste, pero lo bueno es que detrás de este sistema hay profesionales que son dulces y empáticos, lo bueno es dar con ellos, en mi caso estoy encantada con el cole y las profes de Ernesto, él está casi que prendado de ellas, así que un problema menos al momento adaptación.

Lo que realmente le está costando es la relación con otros niños y la separación de casa, lo lleva peor porque yo me quedo en casa con Darío, ¿porqué no se puede quedar él? piensa... yo también lo pienso pero fue una decisión estudiada y muy muy meditada.
Este primer año de Darío me lo tomo de excedencia (al igual que hice en el primer año de Ernesto, lo mejor que he podido hacer en la vida) y la cuestión era si escolarizar o no a Ernesto, pero decidí que sí, que tanto Darío como yo necesitábamos tiempo juntos en exclusiva, de tranquilidad de relax, pues Darío va en todo momento a caballo detrás de Ernesto, sin descanso y con mil ruidos, gritos, llantos, juegos... de su hermano, pensamos, tanto Miguel como yo, que las mañana tranquilas y disfrutándonos mamá y bebé son imprescindibles, preciosas y necesarias, así que por ello decidimos escolarizar. Y encima como lo aceptaron en el nuestra primera opción de cole, cosa que nos decían que era casi imposible, pues ya ni me cuestioné el que no fuese, si hubiese estado en otro cole... jajaja no se sabe.

La frase "yo no quiero ir al cole" creo que es muy escuchada en algunas casas todos los días, Ernesto entra normal al cole (menos un par de días en tres semanas) y sale contento, sobre todo ayer, ilusionado con la plastilina azul y verde. Pero justo la hora de la mañana de ir al cole lo pasa realmente mal, que nooo, que noooo le gusta, dice sin parar, se que es el momento de la separación y que tiene que expresar sus sentimientos... pero madre mía que mal se pasa.

Y las tardes... algunas son apoteósicas, con mil y un enfados y rabietas, claro por algún lado tiene que salir todo, así que se tiene que soltar y explotar, la semana pasada lo llevábamos fatal, hasta que cambié el chip, nada de explicaciones en los enfados o razonamientos, simplemente abrazos de contención y de calma, mil besos y caricias, respirar más y más y siempre comprender su enfado, ver que no es por un vaso, un pantalón o el baño, sino que tiene que expresar su malestar y esa es su forma ahora mismo.
Pues hasta se tira al suelo diciendo "mamiii no puedo, no puedo levantarme, ayudameee" lo hace mucho al principio le decía venga Ernesto arriba que estoy con Darío, que estoy fregando, que no puedo... y ya se armaba la de San Quintín, pero ahora con juego "venga que va la grúa" se levanta en dos segundo y sin problema, es un poco prestar más atención a los pequeños detalles, que sí que cuesta cuando vamos cansados... pero prefiero eso a estar cansada y encima enfadada tras una rabieta.

Jajajaja en cuanto al principio de la entrada, que al final me he ido por las ramas, creo que no es ni adaptación ni resignación a lo que llegan los niños, simplemente a una mezcla, a lo que espero que llegue Ernesto es a un equilibrio y que sea más adaptación que resignación y creo que lo conseguiremos entre todos, muestra de ello es que a todas horas (menos al ir) dice que el cole le gusta y se lo pasa bien y gracias sobre todo a su seño que nos a facilitado muuucho este inicio de cole.


Y siempre quedan nuestras tardes, para jugar, saltar, cantar, bailar, ir al parque, callejear, enfadarse, correr, pelotear...

martes, 24 de septiembre de 2013

¿JUEGOS DE NIÑAS?

¿Es que existen los juegos niñas y los juegos de niños?

Siempre me acordaré de un frase que le dijeron a Ernesto cuando era chiquitillo, que me dio muchísimo que pensar.

Fue hace dos años casi exactos, pues fue en septiembre de cuando Ernesto cumplió el año en junio, ese septiembre yo me incorporé a trabajar y él con su papi me recogían siempre del cole. Allí teníamos carros de la compra y carricoches en el rincón del juego simbólico y mi nano siempre que iba se las piraba a por un carricoche, jejeje había días que ni me saludaba. Así que un día que vi en un chino un carricoche no me lo pensé y se lo compré (de hecho es de Ben10, unos dibujos supuestamente de "muy niños"), es verde y con luces en las ruedas jaja, todavía le damos uso y Ernesto aún pasea sus muñecos en él. Y a lo que voy es que un día salíamos junticos de casa, él más feliz que una perdiz con su carricoche y le dice un vecino "¿Ernesto es que eres una niña?????? ¿porqué vas con un carricoche????" ¿Cómoooo? pensé yo, anda ¿es que todavía piensa eso la gente? los papás ¿es que no pasean a sus hijos? o ¿no friegan? o no ¿bañan, peinan, juegan, acuestan... a sus enanicos? pero lo más gracioso de todo es que el señor que se lo dijo... mientras le decía esa lindeza estaba... !!!!fregando las escaleras de su casa!!!!!!! es increíble, cómo en esta sociedad es difícil de quitar ciertos roles en algunas actuaciones o profesiones.

A día de hoy dos años después se que mi hijo juega a todo, si que tiene preferencias por los coches y balones (jajaja hasta me cuestiono si algunos niños tiene algún chip que hace que le apasionen los tractores y grúas) pero también le apasiona jugar con la cocinita, lo hace tooodos los días, prepara comidicas y nos las da, le hace a muñecos, a las visitas que tenemos... es todo un cocinillas.

Y no solo en casa se juega a las cocinas, sino a todo lo que Ernesto se inventa, como por ejemplo a una sesión de peluquería con papi...


O a jugar con un castillo de princesas heredado que le ha dado muuucho juego,  hasta que por decisión suya se lo ha dado a una vecina (y yo encantaaada, porque tenemos mil y un juguetes y me gusta que de algunos, al igual que le dan).


Espero que sigamos así por aquí, que nuestros juegos no lleven sexo y que Ernesto disfrute jugando con todo lo que le apetezca sin pensar si es de niño o niña, lo que si que no podemos evitar es que la gente siga opinando... pues casi que día si día también le llaman nena al ir en su moto rosa jajaja también heredada. Ojo que hasta me comentaron que si no creía que se haría homosexual (y lógicamente no usaron esta palabra) por tanto rosa (una toalla y una moto) oír para creer.

¿Estos prejuicios cambiarán? ¿o perdurarán? Sinceramente espero que se evolucione y dejemos a los niños ser niños.

domingo, 22 de septiembre de 2013

MOMENTOS PARA GUARDAR

Hay instantes en nuestras vidas que nos gustaría guardar a fuego y en mi vida actualmente son los instantes en los que veo a mis dos hijos junticos interactuando y sintiéndose a su manera.

Ernesto es super tierno con Darío, lo toca dulcemente y le habla muy bonico, jajaja no lo suele hacer en muchas ocasiones pero sí que alguna que otra vez al día se acerca a él a hablarle y decirle cosicas, lo que más le gusta es que yo le hable siendo Darío, ahí si que "hacen" conversaciones largas, tipo "hermanico quieres que te haga de mentira una tostada" "siiiii, gracias" (contesto yo) o "hermanico has visto como hago el titiritero" "siiii, qué chulo lo que haces, ¿me vas a enseñar a mí a hacerlo cuando crezca?" "claro"... Jajaja la verdad es que nos montamos unas historias muy buenas.

Me los comería a los dos con patatas fritas cuando están así de rebonicos.


Poquico a poco Darío se siente más y más atraído por su hermano, al verlo se alegra un montón, lo sigue con la vista y si está en otro lado y lo oye, se gira directamente para ver a Ernesto.

Ernesto cuando ve que Darío se entretiene con lo que le haces se ilusiona y me llama, con alegría hasta en los ojos, "mamiii mira lo que hago a Darío jejeje".


La maternidad de dos tiene momentos muy muy duros, pero por eso hay que valorar y disfrutar al máximo los preciosos momentos que nos regalan los enanos junticos, porque siempre creo que lo malo se evapora y es fácil de olvidar, lo bueno también... así que hay que grabarlo, para no olvidar estos preciosos momentos, los que nos dan la felicidad en el día a día.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

MAÑANAS DE FIN DE SEMANA

Jugar sin prisas, a su aire y con amigos, ¿qué más pedir para las mañanas del fin de semana?


Pronto Darío dejará de ser un mero espectador.

martes, 17 de septiembre de 2013

BODY DE DARÍO

He estado haciendo unas pruebas con un papel que se llama transfer, que me regaló una compañera, es un papel que imprimes con el dibujo que te gusta y luego lo planchas en la ropa, así personalizas tus cosillas. Cuando me lo regaló me encantó la idea, pero lo he tenido guardado... ya ni me acuerdo.

Hasta hace unos días que me animé y busqué unos dibujillos para poner más chulos los bodys de Darío jeje pensé así es más fácil que ponerme con la máquina de coser (cosa que tengo aún pendiente). Hay dibujos super chulos por la red, guardé un montónnnnn y el primero por el que me decidí fue este monstruito azul.

Al hacerlo y plancharlo queda genial, muuucho mejor de lo que esperaba, nos encantó a Miguel y a mí y por lo que se ve Darío también estaba encantado con su minimonstruillo.


Peeeero meccc... error, no es tan chulo (o bueno) como esperaba, en ese mismo día se cuarteó el dibujo, la boca negra del monstruito se iba rompiendo poquito a poco, en esta foto de abajo ya se aprecia que comienza a romperse.


Así que mi gozo en un pozo, pues tenía en mente mil dibujos, bodys y camisetas, pero visto lo visto se rompe en nada. ¿Será por la marca del papel? ¿vosotr@s habéis usado alguna vez este papel? ¿os ha resultado bueno y duradero?

sábado, 14 de septiembre de 2013

PRIMERA SEMANA

Pasada, superada, vivida, sentida, experimentada, disfrutada... siii ya ha pasado la primera semanica en la que Ernesto se ha estrenado en el cole, por primera vez ha estado sin nosotros en otro lugar (a excepción de unas poquillas ocasiones, muy poquico tiempo, con los abuelos jajaja que veranean en la misma calle).

Es tooodo un paso en nuestras vidas, un momento muy importante, pues desde que empieza el cole hemos de seguir unas rutinas en el horario, nunca antes en los tres años de Ernesto hemos tenido prisa al despertar, al comer o al ir a dormir, llevábamos nuestro ritmo y nos iba genial respetando nuestro instinto y el de Ernesto, pues no nos hacía falta seguir un horario estricto. Ahora no es que vaya a ser estricto pero si que tendremos que mirar más el reloj ainsss sobre todo a la hora de despertarnos, Ernesto siempre se ha despertado pasadas las diez (como muy pronto) y normalmente sobre las 11 (algunos días más jajaja) así que bueno, un nuevo cambio de horario, que en esta primera semana no hemos llevado muy mal del todo, Ernesto tarda un pelin en despertar pero lo hace feliz y desayunamos sin prisas y agustico los cuatro juntos, pues papi aún no ha empezado y es más fácil hacer las cosas con los dos enanos estando papá y mamá en casa.

Comenzó el martes el primer día, pero la semana anterior habíamos ido un par de veces a estar un ratillo con él en el cole, en su clase, para que estuviera en ella con nosotros, para que hablase con sus seños y se hiciera a la idea, tooodas las noches desde hace más de dos semanas le comentaba cositas del nuevo cole, qué haría, a quién conocería... así poquito a poco mentalizándolo, diciéndole que primero iría con los papás pero que un día se quedaría él con su seño, nos daría un besico y luego lo recogeríamos papá, mamá y Darío.

Jajaja me río pero es que llevaba un acojone en el cuerpo de cómo iría todo, cómo lo llevaría Ernesto, cómo reaccionaría, se sentiría... y la verdad es que lo veía tooodo muy negro, negro y menos mal... la primera semana a pasado y puedo decir que sin grandes problemas.

El primer día fue el martes, una horita (de 11 a 12 biennn, no nos tocó madrugar), con tres niños más y los papis pudimos entrar un ratito con él, hasta nos hizo su seño una foto para el recuerdo, qué chulo, se lo hacía a todos los padres, una idea genial. Pasamos la hora paseando cerquita, Miguel y yo hablando de cómo lo pasaría... nosotros peor que él, mientras Darío dormía en su manduca. Al llegar pasamos y jugamos otro ratico con él, no había llorado, pero sí se mantenía tímido y alejado de los otros niños, propio de él.

El miércoles, igual que el primer día pero con más niños y de 9 a 10, tampoco jugó con otros niños, estuvo sentado y hablando a su seño de lo que hacían los demás, aún no se sentía seguro ante tanto niño. Luego fuera ya le pregunté yo si sentía vergüenza y me dijo "noo, un poquico de miedo mami" ainsss "si???? de qué?" le pregunté y me dice "pero solo un poquico" y ya no quiso seguir hablando.

No ha  querido contarme ni lo que habían hecho ni hablar mucho del cole durante esta primera semana, eso si de sus seños siiii, jajaja siempre al salir me decía que él las invitaba a casa a comer y jugar. Por la noche en cama hablándole del cole el me dijo "tengo miedo porque hay muchos, muchos niños" ayyyy qué mal lo pasa ante niños que no conoce, yo le expliqué que en poquito serían sus amigos y se lo pasaría pipa con ellos, jajaja que me dijo?????? pues lo que siempre dice ¿y van a venir a mi casa a jugar y hacer comida?

El jueves al despertarlo ya nos dijo, yo no quiero ir al coleeee, sin enfado ni llanto, pero vamos que expresó lo que sentía. Al llegar y sacarlo del coche ya lo decía con más enfado y frustración, ainsss qué duro que es pasar por esto, lo metió su padre (que también entró al aula un momentico) como habían otros llorando el se unió un pelín, pero antes de irse papá ya se había calmado y mi nano ese día siguió analizando la situación desde la lejanía, al salir le comentó la seño a Miguel (esta vez no fui a recogerlo), que había estado en una silla observando y diciendo lo que hacían los demás. En casa me dijo "mamii te he echado de menos" y me da un abracico y se sube encima mío, ayy qué mezcolanza de sentimientos estamos viviendo en esta casicaaaa.

Para terminar la semanica, el viernes, aún entrando sin lágrimas pero diciendo que no quería ir al cole, al final jugó, con encajables y estuvo cerquita de otros niños, así que pasito a pasito va descubriendo su nuevo espacio.

Y aquí las foticos del primer día, en el coche camino al cole suuuper feliz y encantado ante la perspectiva, con ilusión y hablando de lo bien que lo pasaría. Con papá, mamá y Darío (pobre que sale de espaldas, claro pegadito a mami) y con su super seño "Sosaio" como él la llama, aún no pronuncia la r, la foto es al salir el primer día y se aprecia que con su seño él está encantado, jajaja hasta este finde le he preguntado ¿echas de menos el cole Ernesto? y me dice, "nooo, pero si un poquico a la seño Sosaio" jejeje qué bonicooo.


Y hasta aquí su primera semanica, guardada para el recuerdo, un super paso en su vida y grandes experiencias por delante... conociéndolo poquito a poco se irá sintiendo más seguro y cogiendo confianza, le costará la adaptación por su personalidad tímida e introvertida y sobre todo por el gran número de niños, pero llegará el día en el que se sienta genial y disfrute como es él.