jueves, 19 de diciembre de 2013

NUESTRA GRAN TORRE

Tardes de frío, el otoño se va acabando y dando paso al invierno, tardes largas en casa, tardes en las que usamos la tele más de lo que nos gustaría, pero que en muchísimas ocasiones jugamos y jugamos, tirados en el suelo y saboreando el momento de juego.


Ver a dos de mis hombres tirados en la alfombra jugando sin prisa, colocando conjuntamente, construyendo juntos, creando... es todo un placer para los sentidos, jejeje pues la cháchara de Ernesto no para, le encanta  hablar y hablar y hablar y entre medio cantar.

2 comentarios:

  1. Es precioso verles jugar mi peque ahora empieza a buscar a su papa y le dice: aita a juga jaja es una pasada... besitos

    ResponderEliminar
  2. Hola!!! Hace tiempo que conocía tu blog pero llevaba tiempo sin entrar, ultimamente voy de bólido!!! A ver si vengo más que me gusta las cosas que cuentas de tu peque ;)
    A guisante nunca le han gustado las construcciones, no se por qué. No les ve la gracia. Nosotras esas laaaaaaargas tardes (en las que tb abusamos un pelín de la tele, por qué no decirlo) solemos pintar, leer cuentos o bailar ^_^
    Un beso!!

    ResponderEliminar