sábado, 14 de septiembre de 2013

PRIMERA SEMANA

Pasada, superada, vivida, sentida, experimentada, disfrutada... siii ya ha pasado la primera semanica en la que Ernesto se ha estrenado en el cole, por primera vez ha estado sin nosotros en otro lugar (a excepción de unas poquillas ocasiones, muy poquico tiempo, con los abuelos jajaja que veranean en la misma calle).

Es tooodo un paso en nuestras vidas, un momento muy importante, pues desde que empieza el cole hemos de seguir unas rutinas en el horario, nunca antes en los tres años de Ernesto hemos tenido prisa al despertar, al comer o al ir a dormir, llevábamos nuestro ritmo y nos iba genial respetando nuestro instinto y el de Ernesto, pues no nos hacía falta seguir un horario estricto. Ahora no es que vaya a ser estricto pero si que tendremos que mirar más el reloj ainsss sobre todo a la hora de despertarnos, Ernesto siempre se ha despertado pasadas las diez (como muy pronto) y normalmente sobre las 11 (algunos días más jajaja) así que bueno, un nuevo cambio de horario, que en esta primera semana no hemos llevado muy mal del todo, Ernesto tarda un pelin en despertar pero lo hace feliz y desayunamos sin prisas y agustico los cuatro juntos, pues papi aún no ha empezado y es más fácil hacer las cosas con los dos enanos estando papá y mamá en casa.

Comenzó el martes el primer día, pero la semana anterior habíamos ido un par de veces a estar un ratillo con él en el cole, en su clase, para que estuviera en ella con nosotros, para que hablase con sus seños y se hiciera a la idea, tooodas las noches desde hace más de dos semanas le comentaba cositas del nuevo cole, qué haría, a quién conocería... así poquito a poco mentalizándolo, diciéndole que primero iría con los papás pero que un día se quedaría él con su seño, nos daría un besico y luego lo recogeríamos papá, mamá y Darío.

Jajaja me río pero es que llevaba un acojone en el cuerpo de cómo iría todo, cómo lo llevaría Ernesto, cómo reaccionaría, se sentiría... y la verdad es que lo veía tooodo muy negro, negro y menos mal... la primera semana a pasado y puedo decir que sin grandes problemas.

El primer día fue el martes, una horita (de 11 a 12 biennn, no nos tocó madrugar), con tres niños más y los papis pudimos entrar un ratito con él, hasta nos hizo su seño una foto para el recuerdo, qué chulo, se lo hacía a todos los padres, una idea genial. Pasamos la hora paseando cerquita, Miguel y yo hablando de cómo lo pasaría... nosotros peor que él, mientras Darío dormía en su manduca. Al llegar pasamos y jugamos otro ratico con él, no había llorado, pero sí se mantenía tímido y alejado de los otros niños, propio de él.

El miércoles, igual que el primer día pero con más niños y de 9 a 10, tampoco jugó con otros niños, estuvo sentado y hablando a su seño de lo que hacían los demás, aún no se sentía seguro ante tanto niño. Luego fuera ya le pregunté yo si sentía vergüenza y me dijo "noo, un poquico de miedo mami" ainsss "si???? de qué?" le pregunté y me dice "pero solo un poquico" y ya no quiso seguir hablando.

No ha  querido contarme ni lo que habían hecho ni hablar mucho del cole durante esta primera semana, eso si de sus seños siiii, jajaja siempre al salir me decía que él las invitaba a casa a comer y jugar. Por la noche en cama hablándole del cole el me dijo "tengo miedo porque hay muchos, muchos niños" ayyyy qué mal lo pasa ante niños que no conoce, yo le expliqué que en poquito serían sus amigos y se lo pasaría pipa con ellos, jajaja que me dijo?????? pues lo que siempre dice ¿y van a venir a mi casa a jugar y hacer comida?

El jueves al despertarlo ya nos dijo, yo no quiero ir al coleeee, sin enfado ni llanto, pero vamos que expresó lo que sentía. Al llegar y sacarlo del coche ya lo decía con más enfado y frustración, ainsss qué duro que es pasar por esto, lo metió su padre (que también entró al aula un momentico) como habían otros llorando el se unió un pelín, pero antes de irse papá ya se había calmado y mi nano ese día siguió analizando la situación desde la lejanía, al salir le comentó la seño a Miguel (esta vez no fui a recogerlo), que había estado en una silla observando y diciendo lo que hacían los demás. En casa me dijo "mamii te he echado de menos" y me da un abracico y se sube encima mío, ayy qué mezcolanza de sentimientos estamos viviendo en esta casicaaaa.

Para terminar la semanica, el viernes, aún entrando sin lágrimas pero diciendo que no quería ir al cole, al final jugó, con encajables y estuvo cerquita de otros niños, así que pasito a pasito va descubriendo su nuevo espacio.

Y aquí las foticos del primer día, en el coche camino al cole suuuper feliz y encantado ante la perspectiva, con ilusión y hablando de lo bien que lo pasaría. Con papá, mamá y Darío (pobre que sale de espaldas, claro pegadito a mami) y con su super seño "Sosaio" como él la llama, aún no pronuncia la r, la foto es al salir el primer día y se aprecia que con su seño él está encantado, jajaja hasta este finde le he preguntado ¿echas de menos el cole Ernesto? y me dice, "nooo, pero si un poquico a la seño Sosaio" jejeje qué bonicooo.


Y hasta aquí su primera semanica, guardada para el recuerdo, un super paso en su vida y grandes experiencias por delante... conociéndolo poquito a poco se irá sintiendo más seguro y cogiendo confianza, le costará la adaptación por su personalidad tímida e introvertida y sobre todo por el gran número de niños, pero llegará el día en el que se sienta genial y disfrute como es él.


1 comentario:

  1. Qué te voy a decir!!! Entiendo a la perfección tus sentimientos...Yo los días antes del día D estaba de un humor de perros o deprimida perdida...y eso que Peque ya había ido al cole los dos años anteriores! Pero bueno, creo que tu nanico lo está haciendo fenomenal, y contigo a su lado para poder expresar sus inquietudes seguro que lo va a llevar muy bien. Enhorabuena por este gran paso!
    Muas!

    ResponderEliminar