jueves, 26 de septiembre de 2013

¿ADAPTACIÓN O RESIGNACIÓN?

¿¿¿Los peques se adaptan o se resignan a ir al cole??? ainsss, en estos momentos que estamos pasando en casa me da que pensar en mil cosas respecto a la escuela. No me gusta para nada como está montado actualmente el sistema educativo, la cantidad de niños por aula, en la de Ernesto son 26 y quizás entre otro ¡27! una barbaridad en un espacio tan chiquitillo, dicen que se socializan que es importante, pero vamos desde mi punto de vista me gustaría que se socializara con menos niños, poquito a poco. No estoy de acuerdo en mil y una cosas más y eso que soy maestra de infantil, que conste, pero lo bueno es que detrás de este sistema hay profesionales que son dulces y empáticos, lo bueno es dar con ellos, en mi caso estoy encantada con el cole y las profes de Ernesto, él está casi que prendado de ellas, así que un problema menos al momento adaptación.

Lo que realmente le está costando es la relación con otros niños y la separación de casa, lo lleva peor porque yo me quedo en casa con Darío, ¿porqué no se puede quedar él? piensa... yo también lo pienso pero fue una decisión estudiada y muy muy meditada.
Este primer año de Darío me lo tomo de excedencia (al igual que hice en el primer año de Ernesto, lo mejor que he podido hacer en la vida) y la cuestión era si escolarizar o no a Ernesto, pero decidí que sí, que tanto Darío como yo necesitábamos tiempo juntos en exclusiva, de tranquilidad de relax, pues Darío va en todo momento a caballo detrás de Ernesto, sin descanso y con mil ruidos, gritos, llantos, juegos... de su hermano, pensamos, tanto Miguel como yo, que las mañana tranquilas y disfrutándonos mamá y bebé son imprescindibles, preciosas y necesarias, así que por ello decidimos escolarizar. Y encima como lo aceptaron en el nuestra primera opción de cole, cosa que nos decían que era casi imposible, pues ya ni me cuestioné el que no fuese, si hubiese estado en otro cole... jajaja no se sabe.

La frase "yo no quiero ir al cole" creo que es muy escuchada en algunas casas todos los días, Ernesto entra normal al cole (menos un par de días en tres semanas) y sale contento, sobre todo ayer, ilusionado con la plastilina azul y verde. Pero justo la hora de la mañana de ir al cole lo pasa realmente mal, que nooo, que noooo le gusta, dice sin parar, se que es el momento de la separación y que tiene que expresar sus sentimientos... pero madre mía que mal se pasa.

Y las tardes... algunas son apoteósicas, con mil y un enfados y rabietas, claro por algún lado tiene que salir todo, así que se tiene que soltar y explotar, la semana pasada lo llevábamos fatal, hasta que cambié el chip, nada de explicaciones en los enfados o razonamientos, simplemente abrazos de contención y de calma, mil besos y caricias, respirar más y más y siempre comprender su enfado, ver que no es por un vaso, un pantalón o el baño, sino que tiene que expresar su malestar y esa es su forma ahora mismo.
Pues hasta se tira al suelo diciendo "mamiii no puedo, no puedo levantarme, ayudameee" lo hace mucho al principio le decía venga Ernesto arriba que estoy con Darío, que estoy fregando, que no puedo... y ya se armaba la de San Quintín, pero ahora con juego "venga que va la grúa" se levanta en dos segundo y sin problema, es un poco prestar más atención a los pequeños detalles, que sí que cuesta cuando vamos cansados... pero prefiero eso a estar cansada y encima enfadada tras una rabieta.

Jajajaja en cuanto al principio de la entrada, que al final me he ido por las ramas, creo que no es ni adaptación ni resignación a lo que llegan los niños, simplemente a una mezcla, a lo que espero que llegue Ernesto es a un equilibrio y que sea más adaptación que resignación y creo que lo conseguiremos entre todos, muestra de ello es que a todas horas (menos al ir) dice que el cole le gusta y se lo pasa bien y gracias sobre todo a su seño que nos a facilitado muuucho este inicio de cole.


Y siempre quedan nuestras tardes, para jugar, saltar, cantar, bailar, ir al parque, callejear, enfadarse, correr, pelotear...

6 comentarios:

  1. Me ha encantado tu entrada. Una visión realista pero a su vez positiva de la adaptación a la escuela. Si tienes la suerte de haber encontrado un cole y una maestra que respeten los ritmos y tengan una visión parecida a la tuya de la educación, estoy segura que el proceso será duro pero tendrá buen fin.

    También comparto contigo la idea de la necesidad de Darío de esos pequeños momentos disfrutando de mamá en exclusiva. Yo sólo tengo a Paula, pero me parece fundamental lo que expresas.

    Lo de los abrazos de contencion, besos y más besos, a veces es la mejor respuesta que podamos dar. A veces queremos entrar en explicaciones, razones y la mejor respuesta es tan sólo un fuerte abrazo.

    Como te digo, me ha encantado tu entrada, llena de sentimiento y positivismo. Eres una gran mami.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mucha paciencia, es su segunda semana y ha de costarle levantarse en las mañanas en un ritmo distinto. ya verás que cuando pase el tiempo, se levanta y te pide llevarlo al cole!... mi pioja los sabados y domingos reclama ir al cole e incluso me dice que extraña a la educadora y a sus amigos.... tiempo al tiempo :) BEzaso!

    ResponderEliminar
  3. Aixx...creo que más de una andamos en las mismas. Me hubiese encantado poder cogerme una excedencia...pero intento compensarlo y disfrutar de mis momentos con Peque (claro que, entre tanta rabieta...cuesta lo suyo!!).
    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Ay preciosa! Cómo te entiendo. P. este año va tranquilo al cole, y sale contento y en casa le veo bien (desatado después de tantas horas sentado, pero lo normal). A él aprender le encanta y su profe es súper linda (hemos tenido suerte), la relación con los niños es otra cosa. En fin, solo espero que se haya adaptado más que resignado, además algún día se queda en casa y así sabe que es algo que depende de él y creo que no se siente presionado. Ernesto seguro que se adapta, con esas tardes llenas de amor seguro que lo lleva a clase con él.
    Un beso enorme, familia!!!!!

    ResponderEliminar
  5. como te entiendo, la mia nos esta volviendo locos, y nosotros estamos perdiendo la paciencia...el cole parece que la gusta pero en casa nos reta al máximo.
    Pasar un tiempo en exlusiva con Dario es una idea genial, estando los mayores en casa intentan acaparar todo tu tiempo.
    besos

    ResponderEliminar
  6. Estoy segura de que para muchos niños es mas bien una resignación...y mas en el caso de tu peque, que tiene un hermanito pequeño que se queda en casita con su madre... Imagino lo duro q debe ser para él, pobrete.

    En mi caso puedo estar muy contenta!! A mi preciosa le encanta ir al cole, le encanta estar rodeada de niños y ya se sabe el nombre de varios de ellos! Cierto es que en su clase son como mucho 15 niños, lo cual supongo que se agradece... Y su profesora es muy cariñosa. En fin, espero que pronto tu chico se adapte y disfrute el colegio!

    Un besazoo

    ResponderEliminar