martes, 18 de junio de 2013

UNA NUEVA EXPERIENCIA

Esta entrada andaba en borradores desde hace muuucho, jaja aún estaba yo con panzota incluida, eran los días malos sin sol, los días de lluvia y viento.

Por el tiempo que estaba haciendo pasábamos más tiempo en casica y salíamos menos pues tooodos los parques estaban mojados, así que nos acordamos una mañana de que hay una confitería que al desayunar ahí o tomar una consumición pues te dan una hora para el parque de bolas que tienen y decidimos ir, Ernesto solo había ido una vez (hacía más de medio año con su padre una mañana que yo trabajaba y que no había naaadie en el parque, pues era mañana laboral) pero en esta ocasión era sábado.


Ernesto es un niño que le cuesta el inicio en los lugares, la gente nueva le cuesta y su periodo de adaptación es más largo quizás que otros niños, así que en un primer momento no le gustó nada de nada el lugar, pues estaba lleno de niños y padres, la verdad es que había demasiados, todos pensaron como nosotros, cansados del mal tiempo había que buscar alternativas.

Al llegar no quería separarse de nosotros, y eso que las mesas están dentro del parque, repartidas por ahí, al final decidió lanzarse y meterse en un lugar... pero al salir se desubicó y nos vio, estábamos a menos de tres metros, pero giró la cabeza y se fue en dirección contraria llorando, ayy que mal verlo así... salimos pitando por él, pero le bastó eso para decidir que quería estar con nosotros y que pasaba de bolas y de otros niños.

Así que le dejamos su tiempo y estuvimos con él tomándonos un par de refrescos y hablando, hasta que casi que a la hora, decidió que ya se sentía otra vez seguro para investigar... y vamos ahí se lo pasó en grande, la prueba las fotos siguientes...




Jajaja saltaba y volvía a saltar se lo pasó genial y verlo con esa sonrisa... no tiene precio, es maravilloso ver como dando a cada cual su tiempo se consiguen las cosas, nada de forzar u obligar a jugar o a lo que sea, eso si, en los lugares donde había muuchos niños ni se acercó, jajaja en otra será.

8 comentarios:

  1. Qué cara de disfrute!! Él necesitaba procesarlo a su ritmo, claro que sí ;)
    Muas!

    ResponderEliminar
  2. Cada uno tiene su ritmo y es fundamental respetarlo. Qué cara de felicidad! qué bien se lo pasó!

    ResponderEliminar
  3. Vaya saltos! Mis peques se hubieran tirado por el tobogán sin más!
    No sabes que suerte tienes de poder disfrutar casi siempre del buen tiempo, aquí llega un momento que ya no sabes que inventarte para hacer con ellos los fines de semana!
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  4. jajaja, yo también me hubiera tenido que tomar varios refrescos, qué parecidos son Ernesto y Acher. ¡Me han encantado las fotos, son geniales!! qué disfrute dejándoles su tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Mi hijo es también de "ritmos lentos" y cuando hay mucha gente se agobia. Tuvimos una experiencia muy parecida en nuestro primer parque de bolas. Pero luego sieeempre se lo acaban pasando pipa! A mi hijo le encantaría que hubiera un enorme parque sólo para él y sus allegados, jajaja!

    ResponderEliminar
  6. nosotros no nos atrevemos a llevar a la mayor por lo mismo, se la acabaria el tiempo y no habria entrado, el año pasado prefirio no subirse a un hinchable porque habia niños...ahora parece que va haciendose un poco mas, pero poco a poco.
    que bien que al final ernesto decidiera disfrutarlo.

    ResponderEliminar
  7. Pero que bien!!!! Que bonitas fotos!!! Que bien se lo pasó. ¿Qué más da el tiempo que le lleve? lo importante es poder vivir estos momentos donde se lo pasan tan bien. A mi princesa le cuesta un poco, pero no mucho :-D
    A mi peque le costó algo el primer día, pero ahora ya... se tira a lo loco en cualquier momento jajajajaja.

    ResponderEliminar
  8. Se ve súper divertida la alberca de pelotas!!! Está genial para que los peques se distraigan y convivan.

    En el caso de mi hija, ella es muy sociable (contrario a mí y su papá jaja). Ella es la que nos obliga a llevarla a jugar donde haya más niños. En cuanto llegamos a algún lugar no podemos sentarnos mucho tiempo porque ya anda buscando con quien platicar o jugar.

    Cada niño es un universo y hay que respetar sus ritmos y personalidades.

    Un abrazo!!
    Lorena

    ResponderEliminar