lunes, 30 de abril de 2012

FOTOS EN FAMILIA Abril

Hace un tiempecito me propuse que nos teníamos que hacer más foticos juntos, en esta entrada hablo de ello.

Así que este mes si que nos hemos hecho fotos los tres junticos, en estas ocasiones no estábamos en casa y el gato no sale jajaja, pero ya nos haremos alguna todos juntos.

Bueno pues estas son las fotos del mes de abril.

De paseo por la playica.




En un aperitivo con amigos.



El día del entierro de la sardina, de aperitivo con otros amigos.


Y una tarde de la semana pasada, disfrutando de naturaleza y vegetación, para variar un poquito de tanta playa.



Estoy muy contenta con esta propuesta que me he planteado, así tendremos recuerdos de los tres y eso me encanta, también nos hicimos junticos el día del Bando de la Huerta, pero ya las puse en esa entrada.

Ya veré que tal el mes de mayo, la verdad es que no es nada costoso, simplemente acordarse.

domingo, 29 de abril de 2012

PERSPECTIVAS MUY DIFERENTES

Hoy me apetece escribir de una situación que viví esta semana en el colegio. Es increíble lo que nos enseñan nuestros pequeños y lo que nos hacen pensar.

Uno de estos días, íbamos en fila hacia el patio de infantil, la clase que llevaba está en otro pabellón, para llegar al patio tenemos que atravesar el patio de los "mayores"; en eso que el niño que está a mi lado suelta: ¡¡¡¡¡agggghhh que ascoooo!!!!!! yo miro lo que ha visto y no le doy más importancia, así que seguimos andando. Al poquito escucho: ¡¡¡¡¡Alaaaaaaaaaaaa que chulo, un diamante gigante y rosaaaa!!!!


Jajajajaja no pude evitar reírme y fliparlo, es increíble, como según los ojos de quién mira se ve una cosa u otra. ¿Qué era lo que había despertado dos reacciones tannn diferentes? ¡¡un trozo de mortadela reseca y brillante por el sol de media mañana!!

Estuve toda la mañana con una sonrisa, sobre todo por la segunda expresión, le di mil vueltas a la situación y es que es un fiel reflejo del día a día, de como las personas nos tomamos la vida y como enfocamos nuestras vidas. Unos ven maravillas y viven momentos felices, mientras otros ven todo lo contrario. O para ser más objetivos, es increíble ver como según el estado de ánimo, el momento del día o la situación en la que estamos una misma "cosa" puede ser alucinante o una auténtica birria.

Así que yo espero ver con los ojos del segundo niño la mayoría de las veces y disfrutar más de la vida.

viernes, 27 de abril de 2012

AGUA Y GOMA EVA

En muchos blogs y libros he visto juegos con goma eva, es un material que da mucho de sí, así que cuando lo vi en una papelería me hice con un paquete, seguro que algún día lo usaría. Ese día llegó y para un curso que estoy haciendo lo utilicé, para hacer unas formas geométricas sacadas de un blog que sigo, espero prontico hacer otra entrada con todo el material del curso, que es muy bonico y útil, para trabajar algunos conceptos matemáticos.

Con los retales de goma eva que me sobraron le hice a Ernesto diversas formas, de animales, comidas, coches... de momento solo tenemos de un color, pero prontito le haré con más colores.


La primavera ya está en todo lo suyo, aquí casi que parece verano así que estamos usando mucho el agua. En nuestro momento de juego de después de comer, le propuse a Ernesto un nuevo juego con el agua (éxito asegurado) y con las figuras de goma eva,  ya las había visto mientras yo las dibujaba y recortaba.

Como él estaba jugando a pescar tapones, yo le mojé las formas y se las pegué en el cristal de la puerta y nada más verlas, se le olvidaron los tapones y nos pusimos a jugar con el nuevo material.


A demás de pegar y despegar, se entretenía mucho mirando las formas, yo le iba diciendo lo que eran, haciendo sonidos... y él jugaba también con los sonidos y moviéndolos, los coches los utilizaba por el suelo diciendo brummmm brummm, la jirafa hacía como un caballo, los pececillos arriba y abajo como nadando en el mar...


Le encantó el nuevo juego, los pegaba, los metía otra vez en el agua, los pasaba a un lado, al otro, yo le iba diciendo: ¿dónde está la mariposa? y la cogía y la ponía en el agua... así con muchas de las formas.


Se dio cuenta de que también se le pegaba en la mano y en los dedos y estuvo investigando larrrgo rato, con la goma eva y su piel.


Como fueron las primeras formas y de recortes,  tienen líneas del lápiz, en los siguientes que haga tendré cuidadico e intentaré que no se vea el lápiz, para que queden más bonitos.


En el barreño también se percató de que se podían pegar las formas y ahí se puso él a experimentar, me encanta verle investigar cosas nuevas, es como mejor se aprende, de forma autónoma y mediante el juego.


Y cuando ya era hora de irnos un ratito a la cama para una siestecica, aprovechamos el agua para regar las plantas, jaja siempre digo que las tengo pachuchas y no es falso, pero que conste que las primeras que se ven es que ya se secan y desaparecen hasta el año que viene y con ellas ahí parece más desastre. El agua del juego siempre la aprovechamos, en el caso, claro, de que Ernesto no la haya volcado.


Este juego es genial, da mucho de sí y habiendo agua de por medio Ernesto es más que feliz. Y lo único que le puede pasar, que se moje y se refresque un poquito, después cambio de ropa antes de ir a la cama y chimpún.

jueves, 26 de abril de 2012

EN BUSCA DE PIEDRAS

Tarde de paseo, en busca de piedras para pintar y para jugar. No tenemos prisa para nada, simplemente disfrutar del paseo y llegar hasta un lugar precioso, la zona de los lodos del Mar Menor, para recoger piedras y jugar un ratito.

Al salir de casa Ernesto decidió llevarse una sartén de madera y los palos de moldear plastilina, jaja decía que iban con él y que no se quedaban en casa, así que nada, de paseo y cargado.


Pero algo más importante y llamativo apareció ante nosotros y mi peque se quedó embelesado, como casi todos los niños... ¿qué será, será?


Unas grúas, anda que no  le pirran, se puede pasar horas sentado mirándolas, estas están cerca de casa y casi tooodos los días tenemos sesión de ellas, jajaja ¿qué imán tendrán?


Y otra vez, pasito a pasito, a caminar... llegamos al paseo de la playa, como me gusta llegar allí y disfrutar de las vistas, creo que a Ernesto le ocurre igual.


Es que no es para menos, es una vista preciosa, yo estoy enamorada de ellas, siempre digo que es un privilegio tener esto a dos minuticos de paseo.


Y como ya va haciendo buen tiempo y se acercan más personas a la playa, pues con ellos llegan unos artistas de la arena, hay siempre varios, este año, el primero que ha llegado ha hecho este grandioso castillo de Drácula, pero claro, puede ser de lo que se quiera, las niñas que pasan... miraaa mamá un castillo de princesas. Es tan bonito que dejando volar la imaginación puede ser de lo que queramos y transportarnos donde más nos guste.


En el paseico nos encontramos a unos amigos ¡con perro! vamos una alegría para Ernesto, le dejaron la cadena a él y mas contento que nadie. Después el perro se cansó jaja, lógico, y mi nano se quedó con la cadena, se entretuvo con ella igualmente.


Llegamos a la zona de juego y piedras, está a unos quince minutos andando, pero claro a paso de Ernesto y sin ningúnnnnnnn tipo de prisas, parando con las personas que le hablaban, metiéndose a la arena, mirando una cosa, otra, pues tardamos... hora y media, jejeje siii pero nosotros felices de estos paseos. Yo pienso que si salgo a pasear por gusto con mi nanico, no voy a meterle prisa, ¿para qué? no tengo ninguna prisa en concreto, así que disfrutamos del camino.

El lugar es precioso, hay un paseo y a uno de los lados una explanada de piedrecicas donde se puede jugar a lo grande. Y para no variar mucho, nos acompañaba la pelota y mis dos chicos jugaron largo rato.


Yo me puse a buscar piedras, Ernesto me vio y enseguida se apuntó, pero tan rápido como se apuntó, se desapuntó y volvió a las andadas con la pelota.


Un descansito, en un sitio precioso, antes de hacer el camino de vuelta.



Estas son la vistas desde el banco que estamos sentados.

Por delante...


Por detrás... esto es una salinera, a ver si algún día vamos y la vemos (si nos dejan) con Ernesto, a ver esas grandes montañas blancas de sal.


¿A que son preciosas las vistas? Este paseo se mete para adentro, con agua a ambos lados, es una pasada y ahora con el buen tiempo volveremos más por estos lugares, que con el viento es imposible ir por esta zona de la playa.


Y otro tema: esta es mi entrada 100, madre mía como pasa de rápido el tiempo, hace nadica que me puse con la ilusión del blog y ya estoy de lleno en él, me parece precioso escribir para mi hijo y es casi adictivo jajaja. Así que desde aquí quiero agradecer a todos los que visitáis este espacio, a todos los que comentáis y dais vidilla, a aquellos que visitan de puntillas y a los que luego me ven y me dicen que les gusta, besicos y saludos a tod@s. GRACIAS.

martes, 24 de abril de 2012

POMPERO

Pompas, pompas y más pompas...


Uno de estos días pasados, después de comer, tuvimos un ratico de juego, antes de irnos a la cama, lo solemos hacer siempre, un ratillo de familia antes de descansar, así disfruto a mis hombres después de llegar del trabajo.

Este día jugamos con las pompas, utilizamos un pompero que nos regalaron en una tienda al hacer otras compras y desde entonces jugamos mucho con él.

Teníamos otro grande, el que lleva Ernesto en la mano, desde bien pequeño le encanta, salen pompas grandes y él moviéndolo puede hacer solo las pompas, jaja por eso le encanta. Pero el líquido se ha gastado y todavía no lo he rellenado, con lavavajillas normal no lo quiero hacer, estoy pendiente de hacerlo como en una página que leí de internet (como tantas cosas más). A ver si prontito lo hago y volvemos a nuestras grandes pompas.

Pero vamos, que también nos lo pasamos bien con el pompero pequeño, salen muuuuchas pompas a la vez. Lo único que Ernesto solo no puede hacerlo, además no tiene la suficiente fuerza al soplar para que salgan, se conforma con que los papis se las hagan y él las persigue y explota...





El cielo estaba precioso ese día.


Mi nanico totalmente pendiente de las pompas que le hacía su papi...


Y más feliz que nadie intentando cogerlas, explotarlas, perseguirlas...


Y mientras yo también le hacía, Ernesto intentaba cogerlas con el otro pompero... y más de una si que cogió y se quedaba impresionado, jeje.


Nos lo pasamos muy bien, el pompero en más de una ocasión nos a acompañado a la calle y hemos perseguido pompas como locos, gracias al viento.

Y así de bonitas nos están saliendo las trompetillas rojas.


Qué bonicas que están, me encanta su color.


La primavera ya está aquí, para disfrutar más y más y tener flores por todos lados.

lunes, 23 de abril de 2012

FELIZ DÍA DEL LIBRO E IMÁGENES CON ENCANTO

Hoy es 23 de abril, el día del libro, San Jorge, Sant Jordi... me encanta este día, es especial para mí. Un motivo concreto no hay, pero será porque los libros los veo mágicos y especiales, fieles compañeros y tesoros por descubrir. A ello se le une que es el cumpleaños y el santo de mi ahijado, al que quiero con locura y felicito desde aquí, FELICIDADES JORGICO.

Así que la entrada de hoy no podía ser de otra cosa que de libros, he decidio enseñar un libro que tenía ganas de hacerlo desde hace ya muuucho.

Este libro forma parte de los preferidos de Ernesto, nos acompaña tooodas las noches, junto a otros dos, antes había otro, pero se volvió a su lugar, la biblioteca. En la habitación hemos decidido que solo haya estos tres porque en caso de más, no nos dormiríamos nunca, hay que leerlos todos, si o si. Jajaja desde que comenzamos esta rutina, creo que solo en un par de ocasiones, máximo tres se ha dormido sin que se los leamos. Así que a veces, si voy cansada leer todos me es difícil, jajaja y por ello no quiero añadir más a esta biblio. Los demás los repartimos entre el comedor y la habitación del ordenador.

Los libros son:

- Adivina cuánto te quiero, Ernesto me lo pide diciendo ufffffff, nooo (el no, moviendo la cabeza) es una frase que sale y le encanta, así que cuando quiere que se le cuente dice eso, es un libro precioso, ya hablé de él en esta entrada.

-La luna tiene frío, regalo de la mamá de mi ahijado, un libro muy tierno y con unas ilustraciones preciosas, adaptado totalmente a esta edad. Ernesto conforme va viéndolo va haciendo los gestos y narrándolo a su forma, jaja a veces incluso antes de pasar la página ya dice pummm, cuando toca una página de un relámpago y un trueno.

- Y por último nos acompaña, El vencejo del Museo Ramón Gaya, es el libro que yo voy a enseñar. Es de Blas Miras y Virginia Garcia (ilustradora).


Este libro lo descubrí gracias a que tuve la suerte de hacer un curso con la ilustradora, ya tenía otro suyo y del mismo escritor, pero este es mi preferido.


Tiene unas ilustraciones preciosas, me encanta ir enseñándoselas a Ernesto, son partes de Murcia, es muy bonico ver en un libro los lugares donde te has criado e ir enseñándoselo a tu hijo.

En esta ilustración aparece Marta (la protagonista del libro, junto al vencejo claro) en la plaza de Santo Domingo. La imagen no hace justicia a la ilustración verdadera, no he encontrado en internet ninguna imagen del libro, así que lo he escaneado y no se a quedado todo lo bien que me gustaría.


En esta, sale la plaza del Ayuntamiento de Murcia, la Glorieta, este fue mi patio durante el instituto, pues el nuestro no tenía patio y salíamos todos a este jardín, justo pegado al instituto.


Aquí está el vencejo, al que luego llama Marta, Vincent (por Vincent Van Gogh), se ha chocado con una pared de dentro del Museo Ramón Gaya, por el ímpetu de entrar y de conocerlo. Esta página a Ernesto le encanta, dice pummm y señala todas las plumas, que hay por ahí, también en la otra página hay plumas y va señalándolas de una en una. Luego le da un besito para que se mejore.


La escalera de caracol es preciosa, es la del museo y la ilustración me parece una monada, siempre que se lo leo le doy vueltas con el dedo y ahora ya me acompaña Ernesto, diciendo yo y sube y sube y sube... se tira un ratazo siguiendo la espiral.


Y aquí el abuelico de Marta, que va a recogerla, es encantadora la imagen. Mi nanico siempre le señala las gafas, jaja yo creo que diciendo mira mamá como tú.


En la habitación de la niña, cuando el vencejo va a visitarla algunas tardes...



Y los dos protagonistas juntos, son muy entrañables estos dibujos.


El libro es muy largo, estas son solo algunas de las ilustraciones, pero todas son preciosas. El argumento no tiene nada que envidiar a las imágenes y es igualmente bonito, pero es muy extenso de leer, yo simplemente se lo voy resumiendo a Ernesto. Ya llegará el día en que lo leamos completo...

Y la idea que tengo es que cuando sea más mayor, haremos el recorrido que hace Marta para llegar desde su casa al Museo y ver el libro a la vez que estamos en los lugares de las imágenes.

FELIZ DÍA DEL LIBRO A TOD@S

sábado, 21 de abril de 2012

22 MESES



Su mirada, la mirada de Ernesto es especial, me embelesa y me encanta contemplarla, esa mirada que transmite, que te deja prendada. Ernesto con los ojos lo dice todo, sus ojos son el fiel reflejo de sus sentimientos, de sus pensamientos, de sus estados de ánimo... si está contento, los ojos le brillan, si está atento, se le concentra la mirada de una manera espectacular, si está enfadado se le ve a la legua y con los ojos iluminados nos dice todo lo que nos quiere cuando nos ve entrar por la puerta tras el trabajo, es un placer verlo en esos momentos.

Cada vez la relación Lince-Ernesto es mejor, como yo digo el gato se tiene ganado el mejor descanso para un futuro... jajaja es un gato "rabuo" con las demás personas, pero con Ernesto aguanta carros y carretas y encima le gusta estar cerquita de él, qué bonico es verlos junticos.


Hace más o menos un mes mi nanico pasó una época que quería que le diésemos la comida, nada de intención por su parte de comer él y mira que ya llevaba meses comiendo él solico (pero con muuucha ayuda, que conste). Pero desde hace una semanica más o menos a vuelto a comer por su propia mano, nada de ayuda jajaja no le gusta nada de nada que le metas tú la mano, de vez en cuando le hacemos una pequeña ayuda, pero vamos que me encanta verlo comer ya de forma tan autónoma. Sus comidas por excelencia ahora son: paella de solomillo y pimiento (desde siempre le encanta), cocido con garbanzos, pelotas, carne, todo mezclado con fideos (nosotros ponemos fideguá por que es más gordo y se le escurre menos y le es más fácil de comer), las lentejas (como sale en la foto, le pirran) y el lomo adobado con patatas fritas, en la comida de olla a salido a mí y en las patatas fritas a su padre, jeje tiene de los dos.


Nosotros nos saltamos el biberón con Ernesto, cuando comenzó a beber agua lo hizo directamente de vaso, primero se lo dábamos nosotros y luego con ayuda. Ya ha llegado el momento de hacerlo solico, de saber gestionarse el agua y no volcarla (solo en contadas ocasiones) tiene bastante cuidado y lo hace despacito.


Y con sus 22 meses sigue disfrutando como nadie del parque y de los niños que están en él, va corriendo de un lado para otro y se sube por todos los sitios, ya casi no necesita ayuda, en los toboganes el solo sube y baja (nosotros por detrás por si vuelca), está en una edad que disfruta sin parar, que tiene toda la energía del mundo y el mundo a sus pies, estos momentos son geniales y mágicos de vivir con él.


Ernesto tus papás te quieren a rabiar, te quieren con locura y disfrutan contigo todos los días, les encanta despertar junto a ti, verte la primera sonrisa y aprender contigo y con tu día a día, nos tienes enamoradicos de ti.

¡FELIZ CUMPLEMES MI DULCE DE CARAMELO!


Así estaba Ernestico hace un año, vaya cambio ha dado.


Una breve explicación, estas fotos va muy de verano porque son de sus 22 meses esto es, desde los 22 a los 23 (finales de abril y principios de mayo) que bien que ya nos espera este tiempecito otra vez.