lunes, 12 de noviembre de 2012

ESCAPADA CON AMIGOS

En el puente de hace dos semanicas, tuvimos unos días especiales, pasar un par de días con amigos es lo mejor, te recarga las pilas y disfrutas como nadie, son mis compañeros de la universidad, bueno los que íbamos juntos (aunque algunos faltaron, una pena) cada vez es más difícil vernos, vivimos cada uno en una punta y tenemos más y más líos en nuestras vidas... pero eso no impide que un par de veces al año nos veamos y lo pasamos GENIAL.  A algunos los vemos más, pues viven más cerca y podemos disfrutarnos, pero toodos juntos son momentos especiales...



Nosotros en vez de ir a pasar solo el día y comer, decidimos ir el día anterior y pasar más tiempo con el que organizaba la comida, los enanos se llevaron de maravilla y eso de dormir en casa de otra nena le encantó a Ernesto!!! Cenar con ella, el pijama, levantarse y corretear, desayunar... me encantó verlos juntos.

Y a la mañana siguiente antes de irnos al monte a preparar la comida, un rato de juego en la calle...


Una vez allí, Ernesto al principio estuvo junto a nosotros, había muuuchos niños y eso no le agrada al principio, estuvo con su padre comiendo y a su lado hasta que se puso a investigar a su rollo y a ver que había por aquellos lugares, le encantó un horno en la zona de barbacoa, la verdad es que era una zona preciosa.


Después ya se fue soltando e interactuando, me encanta esta foto, con la hija de mi amiga, vaya dos más graciosos...


Y qué mejor lugar y compañía para tetear un ratico...


Era un lugar de ensueño, la casa tenía unas vistas preciosas y nosotros tannn acostumbrados a la playa disfrutamos como nadie de la naturaleza y del bosque, nos viene genial este cambio de chip y respirar por estos lugares es todo un regalo para el cuerpo y la mente.



Jejeje aunque es tímido mi nanico en alguna que otra ocasión fue junto a los mayores, me hace gracia ver como interactúa con ellos y se mete en los juegos, así que poquito a poco, cada niño necesita su tiempo y lo mejor es respetarlo.


Ohhh y casi que lo mejor de lo mejor... disfrutar del fuego y de su encanto, casi que te himnotiza, a mí personalmente me atrae una barbaridad y me llamó la atención lo que le atrajo a Ernesto, se quedó embobado mientras lo encendían, los niños estaban por otros lados pululando y él no se movía de ahí, estuvimos largo rato en el comedor disfrutando del calor y de la visión mágica de una chimenea.


Como es una casa que no está habitada, no había otra forma de hacer café, así pude hacer esta preciosa foto...


Un finde de 10 disfrutado con la gente que quiero un montón y con mi familia, ¿qué más puedo pedir? la verdad es que estos momentos son los que alegran la vida y los que merece la pena aprovechar.

Aún estando tan lejos entre nosotros, espero que estos raticos juntos nunca se pierdan y sigamos disfrutándolos.

2 comentarios:

  1. Hola preciosa!
    Qué momentos tan maravillosos se pasan con la gente que queremos. Es genial ver como interaccionan entre ellos, a su ritmo, cuando no existen presiones. Este es el finde que ibais a venir a Madrid? Espero que vengáis otro, que me encantará conoceros.
    Un besazo enoooorme!

    ResponderEliminar
  2. Son unas fotos muy bonitas, me gusta mucho la manera de hacer café, jajaja!
    Me alegro de que lo pasárais bien en buena compañía ;)
    Besotes!

    ResponderEliminar