viernes, 18 de mayo de 2012

UNA ESCAPADA

Hace unas semanitas fue el cumple de Miguel, ainsss ya 35 primaverasssss!!! Jejeje pero claro todo el mundo dice que parece más joven, yo opino igual, la verdad es que está o mejor dicho estamos en un momento genial de la vida.

Ese día lo pasamos tranquilitos y en familia, en unas trufas ricas ricas de chocolate pusimos una vela, cantamos e cumpleaños feliz y entre mis dos hombres soplaron, Ernesto muy convencido no estaba, no le hace mucha ilusión eso de soplar jajja decía: papá, papá, para que soplara él.


Pues aprovechando su cumple, el día de la madre y mi santo, decidimos hacer una mini-escapada, que la verdad la necesitábamos, de vez en cuando viene muy biennnnnn cambiar de aires. Así que como unos amigos se habían ido a Mojacar, allá que nos fuimos nosotros a verlos.

Al llegar comimos algo y decidimos descansar un ratico, la habitación estaba genial, dos camas de cuerpo y medio juntas y otra de cuerpo, que nosotros unimos, así que vamos, teníamos espacio de sobra.

Eso de echar una siestecica, no pudo ser, jajaja Ernesto siempre, toooodos los días, duerme siesta, la más corta de hora y media y ha llegado hasta de casi cuatro horas, ha salido a los papis jajaja y nosotros encantados acompañándole.  Pero mi nanico estaba totalmente pletórico y feliz, super nervioso con el nuevo sitio, se durmió cinco minutos, oyó un ruido (cosa que nunnnca lo despierta) y se puso en modo on, totalmente activo, más feliz que nadie.

No paraba de disfrutar de la habitación, saltando en la cama con una cara de ilusión tremenda.


Jugando al dónde estoy???? con la cortina. Se partía de risa literalmente y era genial verlo tan tan feliz.





Salía pitando al baño a saludar al pipiii, como él llama a todos los pájaros, ahora también llama así a los peces (no se porqué, supongo que por unos que tenemos en un móvil, que tienen como pico, de ahí la unión quizás).


En la habitación disfrutó como nadie, un respaldo de la cama pequeña que hacía como de sofá, lo tiramos al suelo y era su super caballito, hiiiii hiiiii, jajja, vamos que se lo pasó en grande. Era gracioso porque cada vez que íbamos a la habitación, después de comer, de cenar o a coger algo, se ponía super contento.

Después del "descanso" quedamos con nuestros amigos y  nos fuimos al pueblo de Mojacar, nosotros estábamos en la orilla de la playa, jajjaja no nos fuimos a cambiar literalmetne de aires, seguíamos respirando aire marino.

Y nos hicimos una foto que quedará para el recuerdo, desde que tenemos a Ernesto fotos solos, no tenemos jajaj es normal, siempre ha estado con nosotros, pero en esta ocasión ¿dónde estaban nuestros niños?????


Aquí.


Ya montados y listos para el paseo en coche, Afri es un solecico de niña y siempre que nos vemos quiere ir en nuestro coche con Ernesto, así que mi nano más que encantado con la idea. En el camino fuimos cantando canciones y ellos super contentos, cantamos unas canciones que aprendí de un blog que me gusta mucho En el país de las hadas, son canciones de dedos, de éstas tengo que hacer una entrada porque se lo merece, son un vicio para Ernesto.

Y llegamos a Mojacar, es precioso, todo un pueblecico con encanto, con casitas todas blancas y callejuelas llenas de cuesta y más cuestas, había algunas tremendas, si Ernesto se giraba me daba hasta miedo que se cayese, pero vamos no había manera de ir junto a él, tenía que ir todo el rato él jugando con su amiguilla Afri.


Fue super bonico verlos tan graciosos juntos y entretenidos.


Llegamos a una placica preciosa.


Con un rinconcito más encantador si cabe.


Estaba llenito de flores de todos los colores, Ernesto disfrutó con los colores y olores, pero Afri vamos, fue genial verla, decía que era la casa de una princesa, estaba encantada oliendo las flores por un lado y por otro.


Y un mini descanso para hacer una foto con mamá.


Seguimos de paseo y llegamos a un preciso lugar y a demás en el momento más especial, a la hora del atardecer. En la placita había unos cuantos niños y Ernesto de golpe no jugó, se quedó observando.


Pero prontito se animó con su amiguica y se puso a corretear de aquí para allá.


El precioso lugar era este, un mirador maravilloso, que te invitaba a la tranquilidad y a la felicidad, solo de estar ahí.


Y no podíamos dejar pasar hacer una de nuestras fotos de familia en un lugar tannn bonito.


Al día siguiente nos despertamos super agustico, tan tarde que ya no teníamos el bufet del desayuno jajja pero bueno nos fuimos al bar.

Estas eran las vistas desde la ventana de nuestra habitación, era el típico hotel con una gran piscina con formas, con piscina cubierta, spa, gimnasio, máquinas de juegos... estaba repletito de familias, para nosotros y nuestra escapada genial, pero vamos en verano no pisamos un lugar así ni locos, esto tiene que ser una auténtica locura del número de gente. Preferimos casicas rurales o zonas más tranquilas pero en esta ocasión el lugar fue genial.


Y la mañana del domingo tocaba playa, jaja para variar de nuestras rutinas.

Con Afri jugó y jugó, la verdad es que hacen migas, más que con otros niños y disfrutaron de mañanica playera y los padres más. Yo he de decir que me tumbé para arriba y como Ernesto estaba super entretenido disfruté como hace muuuuucho de la playa, pues siempre estoy con él y eso de tumbarme y relajarme como que no, pero en esta ocasión si que pude y disfruté de lo lindo.


Juegos y más juegos de arena.


Y un ratico al parque antes de ir a comer.


Después de comer nos fuimos directamente caminico a nuestra casita a ver si al llegar descansábamos, jaja pero no, Ernesto se durmió el trayecto del coche, lógico y justo al llegar, sus ojos totalmente abiertos y con toda la energía del mundo para disfrutar la tarde.

Pasamos un finde muy bueno, nos vino de maravilla escapar estos dos días, de vez en cuando se necesita y hacía mucho, mucho que no lo hacíamos, así que fue una salida genial y con buena compañía, qué más pedir!!!

4 comentarios:

  1. Genial la foto del escondite!! QUé cara de pillo tiene Ernesto, me encanta!
    Me alegro que lo hayáis pasado tan bien, una escapada de esas siempre sienta de maravilla! Un besico.

    ResponderEliminar
  2. Veo que lo habéis pasado genial en vuestra escapada y el peque ni te cuento.
    Qué bonitas la fotos!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pero que pueblo más bonito !! me encanta, que placer pasear por esas calles....

    Y las velitas en las trufas no te digo...

    Que caritas de felicidad que teneis todos.... me alegro que lo compartas.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta Montse, como todo lo que haces,.Ernesto va a estar super orgulloso de sus papis, eso si no lo esta ya. El otro dia me escucho decir Ernesto y no veas como se puso!!, que si no ibamos a la playa, que queria verlo, que le iba a dejar todos los jugutes.....hasta que le dije que no hablaba de su amiguito, vamos! Que la proxima vez llevare mas cuidado con lo que digo jajaja......

    ResponderEliminar