sábado, 5 de mayo de 2012

UN CASCO DIFERENTE

Esta es la cara con la que miraba la otra mañana Ernesto a su papá.

¿Porqué?


Jejejeje, le decía: ¿Aquí papá? Aquí.


Era por esto... por el plátano-casco. Qué cara de felicidad cuando se lo ponía en la cabeza su padre.


Más feliz que una perdiz y el gato mientras olisqueando la funda de la cámara.


Mamiiii, si papá ya me ha puesto hasta dos juntos...


Y cómo le lucía tirarlos hacia delante y hacia atrás.


Este juego salió así, sin pensar, siempre después de comer solemos tomar todos un plátano, y su padre en broma le preguntó ¿Ernesto te lo pongo de sombrero? y el lo miró y acercó la cabeza, jaja. Ya no había manera de que pudiésemos tirar las cáscaras, quería todo el rato jugar con ellas, hasta que se quedaron super pachuchas... a mí me dio tiempo de sacar la cámara y hacer las fotos, volver a guardarla y seguir riéndome con mis dos hombrecicos.

Pero no siempre es jugar con el plátano, también le gusta disfrutar comiéndolo, es de las frutas que más le gustan, le luce salirse al patio y sentarse en el escaloncillo mientras se lo come después de la comida. Como me gusta verlo con esa cara...


Ha salido a su padre y a su madre, los dos somos plataneros al máximo, pero en breve la sandía desbanca al plátano seguro.

10 comentarios:

  1. jajaja, qué gracioso y qué cara de pillo! Me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta su cara de pillo :)

    ResponderEliminar
  3. Ay! que niño más guapo, es para comérselo con esa cara

    ResponderEliminar
  4. Nosotros también somos aficionados al plátano.
    Muy gracioso el sombrero.

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja, que bueno!!!!!!!! Que gracioso que está tu pequeño!!!! Y que bien que le guste la fruta!!! Yo tengo unas ganas de que lleguen ya las sandías buenas buenas....

    ResponderEliminar
  6. Ay madre, que yo había jugado con las cerezas de pendientes, pero esto del sombrero me ha superado!
    Está... para comérselo!

    ResponderEliminar
  7. Que gracioso con el nuevo casco jeje, a nosotros también nos encantan los plátanos. Como siempre precioso tu nanico. Besos

    ResponderEliminar
  8. Jajaja! Imagino que luego tocaría ducha! Si le planto uno de esos a Peque, luego ya no se lo deja quitar, seguro! Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Pero que felices son con detalles tan sencillos. Lo que ellos quieren es que nos impliquemos en sus juegos, el resto es secundario, no hace falta un gran juguete.

    ResponderEliminar
  10. jajajaj ajajajaj me parto con Ernesto, es genial!!! jajajaja

    ResponderEliminar