miércoles, 9 de mayo de 2012

MIÉRCOLES MUDO: Jugando en la cocina


13 comentarios:

  1. ¡¡¡ Como le gustan las cocinas !!! EH???

    Como suena todo, tiene botones... un paraiso!!!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabes lo que mas me gusta de esos momentos?. La cara de concentración que se les pone, adoro mirar a mi hijo cuando está investigando. Se lo toman tan en serio. Tu hijo me lo ha recordado muchísimo, es la misma carita ;)
    Un besote!

    ResponderEliminar
  3. A Abril tb le encanta "ordenar" los armarios bajos de la cocina jajaja. Guapo Ernesto!

    ResponderEliminar
  4. Me recuerda al otro día cuando mi peque cogió un cable USB y todo su empeño era metérmelo por la oreja. Tenía exactamente la misma cara jajaja
    Besos, Laura (baseecho.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  5. Mi hijo se pasaría todo el día en la cocina abriendo y cerrando muebles y sacando cacharros. Precioso como siempre! Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Qué tendrán los cacharros que tanto los fascinan!

    ResponderEliminar
  7. Hay que ver lo que se entretienen con los cacharros estos enanos. Aquí está el mío preguntando ¿quien es ese niño? Se llama Ernesto. ¿y qué hace? Jugando ¿y por qué? (......)

    ResponderEliminar
  8. Es increible con qué cosas tan simples se entretienen durante largos ratos...Es una leccion mas de sencillez que nos dan nuestros cachorros...

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  9. O también podria llamarse: "Destruyendo la Moulinex" :P
    jejejej! Miles de besos!

    ResponderEliminar
  10. Les encanta, que tendrán las cocinas que todo les viene bien?, bss

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, menos mal que has adaptado el armario y está a prueba de peques. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Enseguida nos dimos cuenta, que los armarios bajos de la cocina tenían un imán para los pekes, así que vacié uno y metí allí sus bibes antiguos y cositas de plástico de cuando eran bebés y les dije que aquel era su territorio, pero que las otras puertas, ni tocarlas. Y para mi asombro dio resultado. Ahora se meten ellos dentro, je, je.

    ResponderEliminar