martes, 8 de mayo de 2012

EN TUS BOTAS

Desde bien pequeño a Ernesto le luce y muuucho, ponerse los zapatos de mamá o de papá, no tenía ninguna foto así y mira que los nanicos con nuestros zapatos están para comérselos.

Yo estaba en el ordenador y me apareció desde nuestra habitación, solo llevaba una bota y le dije, anda si te falta la otra...



Jajaja pero él sin problemas, se fue y enseguida estaba con sus dos botas puestas, más que bonico.


Yo creo que a todos los niños les encanta ponerse los zapatos de sus papás, se sienten mayores, les encanta la sensación de llevar lo tuyo y encima pueden jugar un poquito.


Ponerse los zapatos de otro, eso se disfruta mucho de pequeño y de mayor deberíamos ponernos en los zapatos del otro en más de una ocasión, antes de hablar, las situaciones de cada uno son personales, debemos respetarlas y ser más empáticos con los demás. Si fuésemos más parecidos a los niños no nos costaría tanto ¡ponernos los zapatos del otro!

9 comentarios:

  1. Buena reflexión. Ojalá todos pudiésemos empatizar más con los demás.
    Pero en el caso de los peques, aunque no podamos ponernos "en sus botas", si podemos mirarlos desde su misma altura.
    A partir de 1,50 metros de altura, actuamos con más autoridad, con prepotencia.
    Pero más abajo, todo es más sencillo, divertido y sincero.

    ResponderEliminar
  2. Que diver!
    Yo siempre creí que esto de los zapatos era cosa de niñas que se quieren poner los tacones de mamá (así lo viví yo de pequeña)
    Pero ahora con mis peques y viendo también a Ernesto veo que va más allá, se ponen cualquier tipo de zapatos o zapatillas, o mis botas (parecen el gato con botas). Están graciosísimos!
    Buena reflexión

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja! Veo que Peque no es el único que se calza las botas de mami! Están geniales así...Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la reflexión que nos has lanzado. SIIII.
    Estoy totalmente contigo. Ojalá nos pusiésemos siempre en los "zapatos" de los demás....

    Y bueno, como siempre, Ernesto está de un salaó... jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Tienes toda la razón. En el parque lo veo todos los días, los niños actúan de forma más noble que los adultos y es porque se ponen en los zapatos del otro sin esfuerzo, de forma natural.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. A mis niñas les encantan ponerse los tacones ajenos... ajenos porque yo no suelo llevar, je,je...

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, me encantan estos momentos. A Acher también le gusta muchísimo!! QUé divertido está Ernesto!
    Bonita reflexión, la comparto 100%

    ResponderEliminar
  8. Que bonita reflexión! :)
    Y que fotos tan chulas! A mi peque le encanta coger todas nuestras cosas y sobretodo los zapatos de papá! Aunque de momento no se los pone porque no puede, pobrecito...

    ResponderEliminar