lunes, 2 de abril de 2012

MIRADA A PAPÁ

Una de estas tardes Ernesto estaba remolón remolón, tirado por la alfombra y los cojines, disfrutando del suelo y de dar vueltas.



Me hacía gracia verlo así "agustero" como yo le digo.


Mientras pensaba que hacer, qué mejor que estar tirado y disfrutar tumbado y blandito.


Pero en esas escuchó el ruido de la puerta y miró hacia esa dirección, enseguida empezó a gritar: papááááá, papááá, para que supiese que estábamos arriba.


Su cara es más que preciosa cuando ve a su padre, se le ilumina y sus ojos brillan con más fuerza, me encanta verle esa cara y esa mirada al ver a su padre.


Yo creo que con la cara Ernesto lo dice todo, una vez me dijeron que mi nanico sonríe con los ojos y es cierto, sus ojos trasmiten totalmente los sentimientos de Ernesto.


Espero verlo siempre igual de feliz mirando a su padre, me trasmite mucha felicidad a mí y me corrobora que las mañanas pasadas con su padre son especiales. Ernesto está disfrutando de él como pocos niños lo pueden hacer con su padre y creo que es de los mejores regalos que le estamos haciendo, como él nos lo hace a nosotros con su día a día.


Y por fin papi aparecen en escena para comérselo a besicos y remolonear juntos por la alfombra. Mis dos hombres son lo mejor que tengo y verlos así con esa unión me llena de alegría.


Y enseguida se pusieron a jugar con los cubiletes y los círculos de la alfombra.


5 comentarios:

  1. Está guapísimo tu Ernesto. No me extraña que disfrute jugando con su padre, ahí los dos tirados por el suelo, como a los peques les gusta. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Que fotos tan bonitas y con que carita mira al padre, que lindos! A mi me encanta cuando la gordi mira al padre con ese amor.. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Vas a tener que poner un día fotos de Ernesto enfadado, que si no vamos a empezar a pensar que es un modelo de anuncio! ;-)
    Está precioso!

    ResponderEliminar
  4. Pero qué preciosidad de niño, me encanta!! Es verdad, ver a los dos hombres de la casa tan felices y cómplices es una gozada! Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Que complicidad entre Ernesto y papá! mi peque no puede pasar tanto tiempo con papá pero eso si cuando llega a casa no hay nada más para mi pequeño más que papá y papá. Besos!

    ResponderEliminar