jueves, 15 de marzo de 2012

MERCAILLO MEDIEVAL

Este fin de semana han montado un mini-mercaillo medieval al ladito de casa ¡y nosotros sin saberlo! nos lo encontramos de casualidad, pero qué bien que lo vimos, pues hemos ido en varias ocasiones porque a Ernesto le gustaron mucho los animalillos que habían.

La primera vez estaba simplemente observando, se quedó totalmente sorprendido con la yegua y los ponis.



Con los pollos le pasó igual, pero enseguida se atrevió a tocarlos, con ayuda de un niño que se los acercaba.



Los tocaba con mucho cuidado me hizo hasta gracia lo cuidadoso que fue.


Una gallina salió correteando y a Ernesto le encantó, se puso enseguida a perseguirla y a intentar cogerla.


Después estuvo andurreando por el mercaillo a sus anchas.


Vinieron unas amigas y ya no se separó de una de ellas, quería estar todo el rato con ellas, la mano no se la soltaba ni en broma, jeje eso no es propio en Ernesto, pero poco a poco la verdad es que se va relacionando con más personas y con esta amiga como la ve bastante pues se va encantado de la vida.


La yegua estaba preñada y pasada de cuentas, teníamos la ilusión de que se pusiera de parto ¡pero no pudo ser! la dueña estaba deseando y nosotros también.



Y después un ratito al parque de la playica a disfrutar del solecico del medio día.



Al día siguiente volvimos de paseo...


...un descansillo nunca viene mal... pero enseguida a seguir corriendo.


De camino, cerquita del mercaillo medieval está la feria y se sorprendió con el ruido y la velocidad del dragón (y eso que lo lleva viendo desde bien pequeñico).


 Y cuando llegamos Ernesto fue directo a los ponis. Tuvimos la suerte de que había un vecino que le estaba dando de comer y animó a mi nanico, le gustó mucho, pero cada vez que le chupaba la mano se reía y la quitaba jajaja.


Habían dos cabras (macho y hembra) y estaban sueltas, Ernesto fue super feliz corriendo detrás de ellas, espantándolas y viendo como hacían cabriolas, entre él y el vecino jugaron un rato con las cabras.



Y con los polluelos y la gallina igual.


El segundo día estaba más que suelto, entraba y salía de la zona como quería, persiguiendo a la gallina..., la dueña le dejaba y estaba encantada con mi peque, le hizo mucha gracia, igual que a las personas que le veían, la verdad es que estaba muy bonico, parecía que jugaba con gallinas todos los días, me encantó verlo así de libre con los animales.



Y otro ratito de paseo por el mercaillo, donde había un barco precioso, pero a Ernesto todavía no lo montamos.


Y por último otro ratito con la cabra, dándole de comer.


Disfrutamos del finde de mercaillo y del buen tiempo, así que me alegro de que lo viéramos y de que Ernesto estuviese con los animalicos.

6 comentarios:

  1. Como les gustan los animales a los peques... verdad?? mi pequeña disfruta con cualquiera... con solos verlos por la ventana del coche cuando vamos a algun pueblo del norte, se emociona... Con que poco se lo pasan chupi!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, es precioso verlos disfrutar con ello, y es que en el norte es una gozada verlos sueltos. Besicos para tí y tus tortuguicas!!

      Eliminar
  2. Que mercado tan chulo, que bonitos los caballos, Abril lo hubiera flipado, tiene verdadera obsesion con los caballo, le encantan!!! Un besito

    ResponderEliminar
  3. Que lindo el mercado! las fotos están increibles!! Y el día que les ha tocado se ve lindo!! Que rico que hayan disfrutado y ser hayan encontrado con la sorpresa!

    ResponderEliminar
  4. Yo estuve hace años en una fiesta medieval y me encanto, así es que imagínate a los niños...
    Cuantas experiencias y que bien poder ver de cerca a los animales.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué lindo! Casualmente, nosotros estuvimos en una hace unos semanas, nos gustan mucho. Paula se lo pasó genial también, bueno todos, pero la peque disfrutó mucho con las diferentes aves rapaces que había.
    Besos

    ResponderEliminar