martes, 31 de enero de 2012

VISITA AL MUSEO EN CARTAGO

Hace unos días decidimos visitar el Museo Romano de Cartagena, era una una visita que teníamos pendiente, pues Miguel (el papá de Ernesto) estuvo trabajando en su construcción y nos hacía ilusión verlo terminado, él si lo vio en su momento, pero solo el edificio vacío.
De paseo hasta llegar al museo nos encontramos con varios grafitis, ¡ayyy cómo me gustan!


Al entrar nos llevamos una grata sorpresa había una exposición "A la luz de dos ciudades: Roma y Cartagena" de Pérez Casanova que a mí personalmente me encantó era muy realista y las luces eran preciosas.





Aquí dejo algunos de los cuadros que más me gustaron.


Y comienza nuestra andadura y retroceso al pasado...

Ernesto disfrutó mucho, andurreaba por todos lados, quería subirse por varios sitios y encontró una columna a su medida.


Aquí se dedicó a dar vueltas cogido a la cuerda durante un ratazo, se lo pasó pipa con la cuerda, como no había nadie en el teatro, nos resultó super cómodo andar por él con Ernesto.


Esta parte del museo me gusta especialmente, como mientras se construía fui en un par de ocasiones, era la que deseaba ver terminada, de su construcción se encargó únicamente un chico y la verdad es que se ha quedado preciosa, la foto no hace justicia, porque la iluminación que hay al estar ahí tiene encanto.




Y llegamos al Teatro, Ernesto venga a jugar con las piedrecicas, había unas tantas y más. Lo malo es que como estábamos por arriba teníamos que tener mil ojos y mil manos, pero la vista fue muy bonita.


Y unas fotos de los tres, que en pocas ocasiones las sacamos y en esta pudimos porque fuimos con una compañera de trabajo y su marido, gracias por esas fotos bonitas Paqui.





Ernesto y su padre, son más felices que unas perdices juntos, no me canso de ver esta estampa y la vista acompaña al 100%.


Y seguimos investigando.



El nanuco tuvo que hacer un alto en el camino, pues ya era demasiado trote para él, al poquito se tomo su chupito de teta y a correr otra vez.


He de decir que fue una gran mañana, nos encantó el edificio, pero para nuestro gusto faltaban salas y elementos para exponer, parece un museo minimalista, pero bueno para nosotros lo más bonito fue el final, el teatro.

Después de la visita a comer y Ernestico cayó rendido en brazos, así que al coche y caminito a casa a terminar de descansar.

4 comentarios:

  1. Parece super bonito!! Y qué bien lo pasasteis, no? Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Inma por tus comentarios. Saludos y sí que disfrutamos de día.

      Eliminar
  2. Que visita tan especial y que bien que os dejaron hacer fotos en el interior.
    Me encanta que los niños vayan a los museos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verad es que no hubo problemas para hacer las fotos, muy bien. Y es que nuestro pequeño simpre va con sus papis así que va a todos los sitios: museos, conciertos, bares, exposiones... desde mi punto de vista es lo mejor que hay para nuestros enanicos. Saludos Maribel y gracias por tu comentario.

      Eliminar